¿Derrota Esperanzadora?

Por: José Puente

Como ha sido la tónica de los últimos días, la tarde era gris, con niebla y el ambiente frío, parecía Londres, pero sin embargo estábamos ubicados en el Estadio Tecnológico donde el Monterrey, contrario a lo que se esperaba desplegó un buen fútbol y por momentos le dio un toque al afamado rival del cual se fue anfitrión, sin embargo la historia no pudo tener un final feliz como todos lo hubiéramos querido.

Los Rayados llegaban a este juego nuevamente envueltos en plena incertidumbre motivada por el mal funcionamiento de los primeros 180 minutos del torneo y aunado a un cuadro plagado de lesionados, sobretodo en la zona de la media cancha; sin embargo, la insignia, José de Jesús “Cabrito” Arellano, de último momento se recuperó totalmente y alineó de inicio enfundado con su tradicional 28 y su bien ganado gafete de capitán, como otra principal arma la pareja letal del Velez, con el ansiado debut como titular del delantero Rolando “Roly” Zarate, sumado a su socio y la ya casi total integración en el plantel del “polémico” pampero, Leandro “Tano” Gracián.

Cruz Azul llegaba con la misma cantidad de unidades, incluso venía de perder ante el Atlante, pero no era secreto que es un cuadro más sólido, con más jugadores desequilibrantes y anunciaban el debut en el torneo del estelar argentino, el “Chelito” Delgado,  sumado al delantero Jared Borgetti, que tiene a los Rayados como uno de sus principales clientes, y el desequilibrante jugador charrúa Richard Núñez, como un tridente explosivo sumado a la presencia de buenos jugadores en todas sus líneas como Oscar “Conejo” Pérez, Joel Huiqui, Gerardo Torrado, entre otros, sin embargo el Chelito no inicia el juego.

El primer tiempo se llevó a cabo como se esperaba con un inicio trabado en la media cancha, pero con mucho entusiasmo y esfuerzo por parte de los locales, lo cual fue esperanzador ya que se vio mejor que el cuadro visitante y tuvo las mejores aproximaciones, por conducto de Rodallega que careció de buen toque a la hora buena, pero se movió muy bien, provocando jugadas de peligro, todo esto sumado al gran trabajo de Rolando Zarate que juntos confirmaron nuestro pronóstico de que pueden ser una buena pareja, este segundo prácticamente se puede decir que fue el mejor del partido sobretodo al ataque ya que junto el colombiano y su socio de Liniers nos regalaron algunas pinceladas de fútbol que no terminaron en gol por obra y gracia del portero de los cementeros que evitaron la caída de su arco al menos en tres ocasiones, una de ellas espectacular en un rebote que prendió Baños de fuera del área que alcanzó a rozar el exseleccionado nacional; posteriormente el Roly de un cabezazo espectacular en el área chica provocó el despliegue del portero; el mismo Rodallega tuvo las suyas pero por el ansia que tenía y el exceso de ganas adelantó el balón a la hora de la definición lo que provocó algunos silbidos de un sector del público que solamente ve “por encimita” el fútbol; ya casi al final del primer tiempo, en una jugada carente de todo peligro, un enorme error del panameño Felipe “Pipe” Baloy, en donde Cristian Martínez también tuvo su participación, sumado al acierto del internacional mexicano Borgetti, provocaron que los primeros 45 minutos terminaran injustamente con ventaja para los capitalinos.

El segundo tiempo, inició con un Monterrey volcado al ataque, ya no solamente eran dueños del balón sino que la superioridad futbolística era notoria; Gracián se convirtió en el amo y señor de la media cancha y el lado izquierdo (donde terminó jugando) fue todo de él; Rodallega siguió machacando, Ochoa le puso velocidad al ataque, pero sigue conduciendo a ciegas ya que increíblemente no levanta la cabeza al hacerlo; el Roly nos hizo acordarnos del Guille Franco, ya que jugó de poste, recibió de espaldas, cubrió el balón excelentemente bien, y se sacrificó por el equipo; Cabrito Arellano, aportó su granito de arena para el funcionamiento del cuadro, incluso nos regaló algunos regates de fantasía, especialmente a la tribuna de preferente, todo esto dio resultados al llegar el gol en penal ejecutado con potencia por conducto del “Tano” en jugada provocada magistralmente por el “Roly” que fue enganchado por el juvenil Domínguez en el área chica, no hubo ninguna reclamación y el empate se concedió provocando un excesivo festejo; pero el gusto duró muy poco, ya que un par de minutos después, en una jugada mal sancionada por el árbitro se decretó un tiro libre a menos de un metro afuera del área grande, ese castigo fue ejecutado por el uruguayo Núñez, pegado al palo del arquero, justo donde estaba Arellano, pero el capitán se movió porque un cruzazulino se movió y quería dejarlo en fuera de juego, esta situación fue aprovechada por el uruguayo que chanfleó el balón dejando a todos, incluido el arquero Cristian como estatuas, aquí nuevamente creo que pudo hacer mucho mas, sin embargo el daño ya estaba hecho, uno de los históricos aprovechó los dos errores más graves de la defensiva rayada y se llevó los tres puntos, ya que algunos minutos después se expulsó a Pierre Ibarra y anteriormente a Miguel Herrera, sin embargo Gerardo Torrado jugó gratis todo el partido ya que se cansó de hacer faltas algunas muy rudas sobretodo a Leandro y a Felipe.

Así dadas las cosas, Monterrey está en verdadero peligro, porque tiene dos visitas peligrosas y el equipo baja mucho al jugar lejos del Tecnológico, pero al mismo tiempo ya deberán estar considerados para iniciar los “extrañados” Walter Erviti y Luis Pérez, lo cual puede agregarse a las buenas actuaciones del tridente Arellano, Gracián y Zárate, para darle fuerza al equipo; el real problema está en la zona defensiva, Felipe está en muy bajo nivel, muy lejos del que alcanzó hace unos meses,  quizá aun no sana completamente de su lesión, pero lo notorio es que necesita mejorar o dejar el cuadro titular por un tiempo, ya que Severo Meza está injustamente banqueado siendo de los mejores en las pasadas dos temporadas, Cristián Martínez está fuera de ritmo, Baños, sigue sin afianzarse como el líder que supuestamente debe ser y no da confianza a la zaga rayada el mejor de la zaga sigue siendo Ordaz, pero no se ve, su buen trabajo porque el equipo está lleno de errores atrás, sin duda Herrera tendrá que trabajar tiempo extra en esa zona de la cancha.

EL MEJOR: Sin duda alguna, Leandro Gracián, porque comenzó los ataques peligrosos del Monterrey, puso dos balones de antología que no pudieron cristalizarse, tuvo la voluntad suficiente para tirar un penal con todo contra y al final pudo convertirse en el héroe del juego, ojala siga jugando de esa forma porque nos hace falta alguien que desequilibre al ataque.

EL PEOR: Pudiéramos escoger a Santiago Baños o Cristian Martínez, pero esta vez seleccionaremos a Felipe Baloy, porque ya sabemos las limitantes de los anteriormente señalados, pero el panameño es un gran futbolistas y tiene estos tres partidos del torneo, demostrando que no está a gusto, y no solo porque no juega bien, sino porque sus errores han sido determinantes en el transcurso del juego, esperemos que el llamado a su selección sea motivante para que mejore el nivel de juego, sino ahí esta Severo Meza esperando la oportunidad de jugar que injustamente le fue quitada.

LA TAREA: No hay otra mas que ganar de visitante, incluso el no perder puede ser bueno, pero al menos una victoria es lo se debe buscar, y ahora el equipo tiene dos oportunidades para lograrlo ya que se visita en forma consecutiva primeramente al equipo de los amores del entrenador rayado, es decir, el Atlante y luego, el día de San Valentín, al campeón Chivas.