Padres Rayados: al borde de un ataque de nervios

Rayados vs Jaguares pretempMe ha motivado el escrito de este post, la buena noticia de que un compañero blogger ha aumentado el capital humano en su familia. Desconozco que número de descendiente le corresponde al neonato, pero en lo que a mi toca quiero escribir tanto para el padre de la criatura como a todos los heroicos papás rayados, para que aprendan en buey ajeno lo que les puede pasar cuando las *MADRES abandonan el hogar en un fin de semana futbolero.

Se descuenta de inicio poder ir al estadio, si sólo fuera un vástago de edad apropiada quizá se pudiera conseguir un boleto más, pero con tres huercos de edades tan dispares, así como temperamentos y etapas que van desde el dejar pañales hasta la RBD preadolescente, sonaba imposible.

Ni que decir de ir al Villarreal, santuario que invita a compartir la cerveza y la queja, pero que no deja de ser un bar de los antiguos: puro machín y por supuesto sin menores de edad.  papa re hijos

Además el hijo menor empezaba con síntomas de gripa ACCH (A ah  C ómo CH friegas) causada por el fresco otoño y la ausencia materna consentidora, lo cual obligaba a quedarse en casa y yo me encontraba sin sistemas alternos de televisión de paga, así que no tuve más remedio que acudir a la computadora e intentar ver el partido, es decir, ver imágenes fantasmagóricas y lentas que parecían ser jugadores tras un balón. Sentarme a verlo y empezar el llanto del menor, las necesidades de atención tanto para tareas escolares, hambre, aburrimiento, peleas, temperatura, sentimientos, pañales, juegos, ropa, diferencias televisivas, sed, caídas, raspones, mimos, fue al mismo tiempo……

Aunado a eso, ver, o intentar ver que casi estaban bailando a mis Rayados y finalmente verlos caer ante Jaguares, propició un lamento, desesperación y crujir de dientes que no paró hasta el domingo en la noche, en que volvió mi extrañada esposa, quien al verme, flaco, cansado, ojeroso y sin ilusiones y viendo la casa revuelta y sin asear, me dijo entre el enojo y la impaciencia: “ ¿ y la casa?” respondí como soldado de Vietnam –poco valorado- “Tus hijos están vivos, los Rayados han perdido y yo me voy a sanar heridas…y cómo película antigua voy saliendo de la casa cabizbajo y caminando lentamente levanto mis ojos al cielo y digo con esperanza: “Mañana será otro día”…….y aparece la letra FIN…………

*PD. El abandono fue temporal y por una buena causa, he de decir.

Foto | Sitio Oficial Club Monterrey

Comentarios

  1. Aleks Martinez dice:

    jajaja… no maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaus Mickey !!!

  2. carlos-313 dice:

    saludos valeriano, esta chido el post, es uno de mis favoritos y vamos rayados a echarle ganas en c.u.

  3. rayadocomotu dice:

    Daño colateral
    En un campeonato comprimido, como señala el status del Apertura 2009, ganar se ha convertido en una cuestión terapéutica.
    En el Tecnológico por ejemplo, al minuto ocho del sábado pasado, el gol de Lucho Pérez colocaba parcialmente al Monterrey como él súper líder del futbol mexicano. Tres días después, las medias rojas de Vucetich amanecieron en el cuarto lugar de la competencia. Y para el próximo lunes, así como los rayados podrían retomar la punta, también existe la posibilidad de que se rezaguen hasta el sexto general.
    Con su visita a la capital, distrito donde no ganan desde el 19 de noviembre del 2005, los Rayados intentarán demostrar que lo suyo es un mal pasajero, propio de cualquier artista.
    Pero mientras que Ayoví, Osvaldo y Suaso, mantengan la luz apagada al mismo tiempo, el equipo seguirá ciego

  4. alex dice:

    Creen que le ganemos a PUMAS?

  5. JC dice:

    Yo creo que jugando sin CORAZON y con la misma displicencia de los últimos partidos, no le ganamos a NADIE

  6. CapitanRayado dice:

    deacuerdo JC por eso digo: jalon de orejas y pa delante a darle duro, no hay mas. VAMOS RAYADOS!!!

  7. Caballero dice:

    Muy bueno post Valeriano.

    Y pues si, el capital humano de mi familia aumentó… ya fue el ultimo (en este caso ultima)… y pues como dice el dicho “no hay quinto malo”.

    Con todo y la felicidad de regresar a casa sanos y salvos procedentes del Ginequito, la verdad que si me aguito y me hizo pasar un mal momento la derrota ante Jaguares.

    Que se le va hacer… mi mente y mi corazón están demasiado impregnados de Rayados y futbol.