Rayados: A un año de la tercera

Aún no digerimos el campeonato de hace 8 días, cuando hoy 13 de Diciembre, nos toca recordar que hace un año, la tercera estrella para el equipo, se bordó en nuestro escudo.

Quién diría que en éstas épocas de este año, estaríamos festejando 2 campeonatos en menos de 12 meses. Si uno fue una alegría inmensa para la afición rayada, imaginen dos campeonatos en menos de 1 año. Un acto muy importante de destacar.

El año pasado, toda la Ciudad estaba paralizada, toda la afición rayada apoyando desde sus casas, estaba al pendiente de el partido más importante del año 2009. Todos teníamos nuestros pensamientos en eso, y no había otra cosa que quisiéramos… que ser campeones.

El día llegó, el 13 de Diciembre, después de un partido tan intenso que se vivió en el Tec, donde Monterrey ganó 4-3 al Cruz Azul, haciendo una voltereta impresionante, al ir perdiendo al medio tiempo 1-3. Toda la afición y jugadores estábamos con los ánimos por los cielos, al presenciar ese gran partido de ida de la Gran Final.

El partido comenzaba y los nervios se hacían presentes, el apoyo nunca faltó, y a pesar de que la Gran Final se jugó en el DF, todos los cientos de miles de seguidores de Rayados en todo México y el mundo, estábamos apoyando con todo al equipo de nuestros amores, para presenciar un campeonato más.

El primer tiempo terminaba y estábamos a 45 minutos de coronarnos una vez más. Pero al minuto 9, algo que esperábamos, llegó. Aldo Denigris se levantaba en al aire para conectar un remate de cabeza a un centro de Humberto Suazo para anotar el 0-1 para Rayados, y desatar la algarabía de todos los seguidores rayados que veíamos el partido.

Fue una locura total, y cada vez el campeonato lo teníamos más cerca. Es un sentimiento indescriptible, es una emoción que difícilmente se compara con otra cosa, si eres apasionado al fútbol. Es algo que no todos viven, es algo que solo la afición del Monterrey, la vive con esa  pasión incomparable en todo México.

El 1-1 llegaba y el nervio volvía a nuestras almas, pero sin perder la confianza de que ese día Monterrey sería campeón. Aguantamos la intensidad que metió Cruz Azul al partido, y Monterrey culminó la obra con un gol de Humberto Suazo, y desde ese momento todos dijimos: “¡¡Somos campeones!!”

Sí, fuimos campeones. La tercera estrella se bordó en nuestro escudo y fuimos los mejores de México en aquel entonces, como lo somos ahora actualmente.

Gracias Rayados por tantas alegrías, gracias Rayados por aquel campeonato, y buscarlo con todas las ganas del mundo, gracias por dejarlo todo en la cancha, gracias por sudar la camiseta de esta Institución que tanto amamos. Gracias Monterrey

A un año de la tercera… Recordar es volver a vivir, ¡Vamos a disfrutarlo!


Foto: Mediotiempo.com

Sígueme en twitter: @e_rayado90

Comentarios

  1. artgon dice:

    Recordar es volver a vivir… bien dicho. Son días de alegría