Rayados: Hambre de triunfo

Un Campeón siempre encuentra la forma de hacer funcionar las cosas. Como lo dice una frase publicitaria: nadie le regala nada; todo lo arrebata. Así de Campeón fue ayer el Monterrey. No se conformó con la Copa de Concacaf, sino que apostó a la victoria en casa del Rebaño y salió con tres puntos que le abren la puerta de la Liguilla de par en par.

Rayados se vio agobiado por la velocidad de la artillería tapatía en los primeros instantes del duelo, lo cual se vio reflejado en el marcador apenas al minuto tres. Omar Arellano superó constantemente la marca de Severo Meza, mientras que Marco Fabián y Erick Torres creaban peligro constante en la cabaña de Jonathan, quién vuelve a ser factor.

Cuando Monterrey se asentó en la cancha, logró emparejar el ritmo del partido. Una genialidad de Ricardo Osorio permitió a Rayados igualar los cartones antes del descanso. Para el complemento, Chivas salió menos revolucionado y Monterrey, más peligroso.

Una pifia de Miguel Ángel Ponce que fue aprovechada por Zavala le dio a La Pandilla la ventaja parcial del partido, que tomaba tintes heroicos. El ingreso de Sergio Pérez y Walter Ayoví dejaban en claro que, lejos de renunciar al ataque, Monterrey buscaría aprovechar los espacios que se abrirán debido a la necesidad rojiblanca de adelantar líneas.

En una jugada que parecía intrascendente, Chivas logró el empate por conducto de Marco Fabían, que conseguía doblete. Un empate no parecía mal resultado, pero conociendo las incidencias del partido, dejaba un mal sabor de boca. Monterrey pudo haber ganado para no depender de nadie más que de si mismo.

Fue entonces cuando apareció la magia ecuatoriana. Con un soberbio trallazo a más de 40 metros de la portería de Michel, Ayoví disparó un balón que se encontró de pronto en las redes del chiverío: Monterrey ganaba de visitante y entraba a la Fiesta Grande de manera directa.

La verdad sea dicha: Monterrey no “aplastó” al rival. No se hizo un despliegue impresionante de técnica. Se nota que al equipo le faltan piernas, pero le sobra corazón. Después del segundo gol de Chivas, Monterrey no decayó en lo anímico: dio cátedra de saberse Campeón y se prohibió bajar los brazos. Esa hambre de triunfo es la materia prima de las leyendas.

En una semana, el panorama parece haber cambiado radicalmente para la escuadra del maestro Vucetich. Con la Copa de Concacaf en las vitrinas y una nueva liguilla en el horizonte, Monterrey busca afianzarse en el lugar preferencial que ostenta en el Futbol mexicano.

El rival será Pumas, una escuadra bien dirigida, mezcla casi perfecta entre juventud y experiencia. Un equipo con mucho oficio y poderío ofensivo que tiene una de las canchas más difíciles del País. Una serie que se perfila complicada…pero Monterrey ha demostrado que está hecho de otra pasta.  El torneo regular queda en el olvido desde este preciso momento.

Hay fiesta en la Ciudad: aún nos queda Pandilla para rato. Arriba el Monterrey.

 

P.D

Ganamos en la cancha y en la tribuna. ¡Qué pulmones tiene la hinchada del Campeón!

 

 

Comentarios

  1. Marla dice:

    quien me puede recomendar un contacto para ir al DF al partido vs pumas

    1. Raztecatl dice:

      Yo tengo un muy buen contacto… y es rayada también.

      Escríbeme a mi cuenta personal y te pongo en contacto con ella.

      Salu2.

  2. Veronica dice:

    En verdad que un aplauso a todas las gargantas que los90 minutos no pararon de apoyar en el omnilife. Mis respetos y admiración, a lo mejor no rompimos record de asistencia, pero a que gargantas, se escucharon todo el partido y de que manera. Y que gran gesto de los jugadores en ir a festejar y a agradecer a la afición.

    Gracias Rayados, no te pedimos goleadas, ni el mejor futbol solo te pedimos eso que pusiste en estos dos ultimos partidos.
    A seguir soñando…no cuesta nada!!! VAMOS RAYADOS!!!

    1. Chino dice:

      Ojalá un día se le de el justo reconocimiento a La Adicción por ese apoyo incondicional y sobresaliente que partido a partido ofrece de manera desinteresada.

      No estuve en el estadio y no pude ser testigo de algo que considero como una hazaña en las tribunas pero no es difícil imaginarlo cuando los escuchamos cada 15 días (últimamente semana a semana) en el Tec dando todo por el equipo.

      Muchas felicidades, Adicción. Ustedes representan una parte importante de la afición de los Rayados del Monterrey.