Rayados: Nuevo formato, misma actitud

A estas alturas del partido, cualquier aficionado al futbol mexicano puede darse cuenta de los cambios, ajustes y embrollos que nuestros dirigentes le han endilgado al formato de competencia en aras de “mejorar” la calidad del espectáculo, y en general, en beneficio del espectador. Algunos de ellos son comprensibles, otros indefendibles y algunos más son simplemente ridículos. Pero vayamos por partes.

El día de ayer, la FMF anunció los cambios que entrarán en vigor a partir del próximo torneo: desaparecen los grupos durante el torneo regular, mientras que la Liguilla se jugará al estilo “Round Robin”: en dos grupos de cuatro, jugando a visita recíproca. El primer lugar de cada grupo gana el derecho a disputar la final del torneo.

De entrada, la desaparición de los grupos en fase regular era un cambio necesario desde hace varios años. Dicho formato permitía que el noveno, décimo o en ocasiones onceavo lugar se pudiera colar a la Liguilla si el grupo era especialmente flojo: una aberración a la justicia deportiva, que ya de por si es bastante maltratada en México.

Lo que no acaba por encajar es la Liguilla en grupos. De entrada, cada equipo clasificado jugará al menos seis partidos de liguilla, teniendo tres oportunidades de ser local. En el punto de vista económico es sumamente ventajoso (¿les sorprende?) pero en el deportivo, ¿creen que los equipos se esforzarán al máximo, sabiendo que si pierden un partido les quedan cinco más? ¿Creen que con la desaparición de las rondas de eliminación directa los técnicos apostarán por un futbol ofensivo? Yo, por lo menos, lo dudo bastante. En este nuevo formato, vale más el colmillo que la intensidad.

Vayamos a lo nuestro: ¿A Monterrey le conviene el nuevo sistema de competencia? Ciertamente sí, principalmente por razones: Rayados es de los pocos equipos del futbol mexicano que realmente tiene una ventaja importante al jugar de local; tres partidos en casa auguran éxito. Segundo, como se mencionó hace unas líneas, el colmillo valdrá más que la intensidad…y colmillo al maestro Vucetich le sobra.

Sin embargo, no todo es positivo: en caso de pasar a la Liguilla, Monterrey llenaría aún más la intensa agenda de partidos que se vienen en el segundo semestre del año, pensando en Liga, Concachampions y el Mundial de Clubes. ¿Se empalmarán las fechas? Es cuestión de planeación, pero tomando en cuenta que José González Ornelas es una parte medular en el cambio de formato, uno confiaría en que los intereses del Club hayan sido representados y defendidos.

 

 

Comentarios

  1. Será un semestre muy intenso para el Monterrey. Con un buen plantel, con una buena planeación, con una buena preparación y, con lo que todos los equipos triunfadores tienen de vez en vez, con algo de suerte, Rayados podrá sacarle provecho a este nuevo formato… ojalá así sea!

  2. 30 partidos casi asegurados este semestre, 17 liga + 6 liguilla (impensable no estar)+6 concacaf +1 mundial de clubes, si queremos dar un buen papel en el mundial de clubes habrà que aguantar algo de dosificación, lo bueno que creo que traera será que en concacaf habrá mucho fogueo de cantera.
    Me gustaria que hicieran como una filial que se encargue de concachampions y el equipo titular en liguilla pero con la misma formación para que si hay lesiones o cansancio se pueda hacer cambios sin sacrificar el estilo de juego.