Rayados: Mi gran tesoro

Esta tarde les contare una historia, una historia digna de recordar, una historia que guardo con mucho cariño, dentro de mis recuerdos más gratos.  Corría el mes de mayo del año 2004 (Aprox.) mi cumpleaños numero 13 se acercaba. Unos días antes de esto, mi papa me comentaba que me había preparado una sorpresa muy especial, con alguien a quien admiraba mucho. El día se llego, y yo impaciente no podía esperar, para saber de que se trataba. Salimos de casa y yo aun no imaginaba que estaba pasando. Llegamos a un bonito restaurant aquí  mismo en la ciudad de Monterrey, y el me dijo tengo una mesa reservada para tres personas, pero no quiso decir quien seria el tercero en llegar. Paso un rato y nadie se aparecía, hasta que de pronto mi papa se levanto y fue a hacer una llamada (al menos eso fue lo que me dijo).  Cuando el se levanto una persona desconocida se acerco y me pregunto que si yo era Héctor y que si en ese día yo estaba cumpliendo años, yo conteste que si, efectivamente así era. Entonces el me explico, que era el dueño del restaurante y muy buen amigo de Jesús Arellano “El Kbrito” y que a nombre de el me pedía una disculpa ya que no se había podido presentar a la cita, entonces entendí todo. Resulta que mi papa se había hecho buen amigo del dueño de aquel lugar y quisieron prepararme una comida, en la que estaría compartiendo mis alimentos con mi mas grande ídolo. Para mi mala fortuna, una serie de imprevistos surgieron en la agenda de Arellano y no pudo asistir. Mi padre y yo estábamos tristes y nos disponíamos a comer solamente el y yo.  En eso, nuevamente el mismo señor se nos acerca, y me dice, acaba de llegar esto para ti. Me entrego un jersey de la pandilla, era el que usaban en esa temporada, cuando la observe de frente, note que tenia algunas manchas como de pasto, y le pregunte que porque estaba manchada, nunca hubiese imaginado su respuesta, me dijo: “Esa playera fue usada por un jugador en el ultimo partido, su numero esta en la espalda”.  Así fue como me hice de mi tesoro más grande,  un tesoro que cuido y defiendo como si fuera mi propia vida, un tesoro con un valor incalculable. Precisamente hoy, usare con orgullo el 28 en mi espalda, pero sobre todo, el 28 se queda en el corazón y en el recuerdo de todos aquellos que lo vimos jugar y hacer magia con el balón en sus pies. Hoy nos despedimos de un grande, nos despedimos del mejor jugador regiomontano de todos los tiempos. Hoy quiero grabar en mi mente tus últimas jugadas, hoy te alentare y gritare hasta terminar con mi garganta, no importa si derramo lagrimas, a sabiendas que es la última vez, lo único que importa es hacerte saber que Jesús “El kbrito” Arellano, se queda para siempre. Hoy, a nombre de toda la afición rayada, te quiero decir: “Gracias Capitán, gracias “Kbrito28″,  gracias José de Jesús Arellano Alcocer”  

Foto | Archivo

Comentarios

  1. rayado de corazon dice:

    buena historia y que buen regalo te dieron

  2. OLGA LIDIA MENDOZA GARCIA dice:

    SOY UNA MAMA DE EL EQUIPO DE LEONES NEGROS DE JESUS ARELLANO LOS NIÑOS AMAN AL ETERNO CAPITAN EL LES HA DADO SORPRESAS UNA DE ELLAS ES IR A LOS ENTRENAMIENTOS MANDARLES DETALLES Y SOBRE TODO APOYARLOS DE MI PARTE Y DE MI HIJO ES UN ORGUYO Q ESTAR AHI INVITAMOS A MAS NIÑOS Q QUIERAN VIVIR ESTA HERMOSA EXPERIENCIA VAYAN ESTAMOS EN LA COLONIA LOS ALTOS

  3. Rayado85_ dice:

    Muy bueno y emotivo tu post..

  4. Raztecatl dice:

    Felicidades por esa gran anécdota.

    Yo tengo una tal vez no tan emotiva porque ya era mayor de edad, pero para mí vaya que lo fue.

    Antes de conocer ZR en la página oficial de Raya2 había una zona interactiva de hecho, desde ahí escribía Isidro, gran blogguer de ZR, que por compromisos laborales, ya no escribe por aquí.

    Pues bien, les decía que yo seguía a la página y en un blog que hablaba como es que le íbamos a rayados, leí una muy triste historia acerca de una niña y su papá que había fallecido, en esa historia hablaba de lo mucho que extrañaba a su viejo y que éste le había heredado un gran amor por rayados. Yo, animado y conmovido por la historia, le escribí y le dije que yo también había heredado ese amor a las rayas por mi padre, le dije que sentía mucho su perdida y nos hicimos muy buenos amigos. Como muchos saben, soy del D.F. y tengo que decir que tuve que pasar una serie de “exámenes” para acreditar que en realidad era un rayado de corazón y no uno “nuevo”, me hizo preguntas donde salieron nombres como Bahía, El abuelo, Argemiro Veiga, etc. etc., pasando las pruebas, le dije que mi más grande sueño era presenciar un juego de local, ya que siempre me había tocado ser minoría… ella me envío un e-mail con la copia de MI boleto de acceso al TEC, yo no me la creía, pero ese era solo el inicio de mi sorpresa, cuando llegué a Monterrey, (ya había estado antes en la cd. por cuestiones laborales), mi amiga, me recibió con muchos obsequios, de esos que solo se consiguen allá; parches, vasos, calcas, etc., me llevó de paseo, me instaló en su casa (cosa que le agradeceré infinitamente) y cuando me llevó al estadio, tengo que decir que ha sido una de las más grandes experiencias de vida… lamentablemente, el resultado no fue favorable, era un juego inaugural donde MTY empató sin goles ante Cruz Azul… pero eso no fue todo… Gloria, (mi amiga) había arreglado que nos dejaran pasar al estacionamiento y tomarme fotos con algunos jugadores de Rayados… mi sorpresa fue mayor cuando una de las personas con las que pude fotografiarme y aun conservo ese gran recuerdo, fue precisamente con Chuy Arellano, mi máximo ídolo de todos los tiempos…

    Hoy Gloria está felizmente casada y tiene un bebé hermoso llamado Emanuelle… estoy seguro que será un gran rayado y lo más importante de todo, un ser humano de calidad porque cuenta con unos padres, maravillosos y que además, de buenas personas, son sanas y muy trabajadoras, como todas las personas que he tenido el gusto de conocer en Monterrey.

    Dichosos aquellos que pueden estar cada 15 días en el tablón o en general, en preferente o donde sea apoyando al equipo de mis amores, valórenlo y disfrútenlo… entiendo cuando no les guste el espectáculo en la cancha, pero jamás justificaré a los reventadores ya que para mí, no hay nada como el ambiente del TEC y eso que he estado en muchos estadios acompañando y cantando junto a la AD.

    Gracias a mi padre, a Gloria, a “Furcio”, a los “gemelos” a Gerardo, al panzón… y a todos aquellos con los que he compartido una chela, agua, comida y hasta lágrimas… gracias a Chuy, a todos los jugadores y gracias a uds. por darme un gran espectáculo y llenarme de orgullo cuando veo por tv el estadio repleto, me llena de orgullo saber que aunque no estoy ahí… soy parte de la MEJOR AFICIÓN DE MÉXICO.

    Gracias Rayados.