Rayados: La alegría del fútbol…

Existe una mística muy especial en el estadio tecnológico,  una sensación que invade la tribuna y nos llena de alegrías y satisfacciones. Sin importar el ambiente, esos pasillos nos llaman, esa cancha nos atrae semana tras semana llevándonos a sentirnos como en casa. Los últimos días han sido tensos, las críticas vienen de todas partes, y aunque no estemos con el ánimo al 100%, nunca fallamos y estamos presentes llueva, truene o relampaguee.

Mientras que todo pintaba para ser una tarde gris con los nubarrones, la lluvia y el frio, los 11 jugadores rayados dentro de la cancha se encargaron de regresar la luz y el calor a esa cancha tan maltratada últimamente y renovar los ánimos de miles de aficionados dentro y fuera del estadio.

Hace muchas semanas que el tecnológico no vibraba de la manera en  que lo hizo el sábado pasado, el clima no fue un condicionante para la tribuna, que se mostró como si los meses pasados no hubieran existido. Finalmente existió conjunción entre la tribuna y los jugadores, quienes respondieron como hace mucho tiempo que no lo hacían. Se podrá decir que el rival no es el óptimo para fijar un parámetro, lo cual es cierto, sin embargo, aun con rivales de bajo nivel, hacía mucho tiempo que no se veía al Monterrey con la capacidad de mantener la intensidad durante 90 minutos.

En esta ocasión la tribuna no contagio a los jugadores, fueron los jugadores los que se encargaron de contagiar a la tribuna con fútbol alegre. El fútbol es noble, se está más cerca de ganar cuando se juega con amor al deporte que cuando se juega de manera apática, y así lo demostró el resultado obtenido.

El fútbol es maravilloso, y jamás me cansare de decirlo. Es impresionante como un resultado puede cambiar tantas cosas, por un momento olvidar los malos ratos y salir a la calle con esa sonrisa que solo proporciona la satisfacción. No es que la afición no tenga memoria y que de pronto los malos torneos hayan desaparecido, al contrario, es esa capacidad de no olvidar lo malos ratos, la que también nos mantiene apoyando al equipo, pues sabemos de lo que son capaces.

El sábado no hubo reproches hacia los jugadores, no fueron necesarios. Algo que he recalcado anteriormente es la falta de compromiso y el esporádico futbol. Esta jornada nos trajo la mejor versión del Monterrey de los últimos meses.  Es demasiado pronto para pensar que el camino se ha corregido, sin embargo, con actuaciones como esta sin duda estaremos en el camino correcto.

Jugador tras jugador se mostró una gran mejoría. Jona en plan grande, la defensiva logro colgar un cero más, siendo ya de recalcar lo hecho por Darvin Chávez quien parece afianzarse cada vez más, agradable resulto también la presencia de Severo Meza quien tiene rato dando señales de querer volver al equipo titular.

Así como he criticado anteriormente, hoy quiero reconocer la labor de Luis Pérez, gran partido del capitán quien se mostró con esa capacidad de visión de campo a la que nos tenía acostumbrados, generando mucho futbol vertical. Zavala es una realidad y debe ser considerado como uno de los mejores medios de la liga.

Ángel Reyna dio muestra del porque debe ser considerado de inicio, generador de futbol jugando como un 10 tradicional. El que dejó un poco a deber fue el camisa 18, no fue el mejor partido de Neri, que tuvo que intercambiar posición con Reyna en varias ocasiones para así sentirse más cómodo y tener juego. Chelito se mostró con mucha disposición haciendo muchos movimientos hacia la ofensiva, de igual manera, Aldo parece estar regresando a su mejor nivel logrando gran entendimiento con los generadores de futbol y olvidándose de lesiones.

Se puede ganar y no sentirse satisfechos, el partido contra jaguares fue el ejemplo, esta jornada fue distinta, al finalizar el partido pude observar los rostros de miles de aficionados que se mostraban satisfechos, la fiesta regreso a la tribuna, al mismo tiempo Monterrey nos demostró que tiene nivel para competir, que tiene ganas de jugar y que sigue presente en ellos la alegría del fútbol.

Foto: Mufo