Rayados: El oportuno Basanta

Hay ocasiones en las que el futbol es inexplicable, la lógica simplemente no existe y un resultado nos hace cuestionarnos todo, sin embargo,  existe una constante en el futbol y es que quien juega con pasión y un poco más, siempre sale avante.

Es el sacar ese extra necesario el que hace que ciertos jugadores se llenen de gloria, aquello que puede superar al talento de los contrarios y vencerlos contra toda posibilidad. Las historias que se escriben durante los 90 minutos quedaran para la posteridad, y son esos jugadores que lo logran, los que se convierten en verdaderos héroes.

Jose Maria Basanta se ha convertido en el central titular indiscutible del equipo rayado, su calidad es indiscutible y su liderazgo lo hizo convertirse rápidamente en uno de los baluartes y referentes del equipo. Dejando atrás experimentos como Nacho Ithurralde o Edgar Solano y desplazando a Baloy, Basanta se convirtió en el líder de la defensiva albiazul, llegando a ser considerado uno de los mejores defensores de la liga.

Pero es su otra faceta la que lo ha hecho ganarse el cariño de la afición. Nadie pone en duda sus cualidades defensivas, pero son sus aportaciones a la ofensiva las que nos han traído más satisfacciones.

Su primer gol en la liga lo marco en el Clausura 2009 en condiciones bastante similares a lo acontecido contra Xolos. En aquella ocasión, Monterrey se presentaba como el favorito contra Atlas, sin embargo lo inimaginable pasó; antes de terminar el primer tiempo, Monterrey perdía 0-2 y jugaba con nueve jugadores tras las expulsiones de Felipe Baloy y Humberto Suazo. Fue entonces cuando surgió el coraje para empatar el marcador con una gran actuación de Arellano y del susodicho Basanta, quienes se echaron el equipo al hombro y con sus goles desataron la locura rayada.

Otro gol que fue de gran valía fue aquel anotado en la interliga durante los minutos finales para empatar el marcador frente a Tigres y obtener el pase a la final que posteriormente se ganaría frente a América. Demostrando una gran técnica individual, Basanta controlo el balón con el pecho y disparo cruzado para vencer a toda la defensiva rival prácticamente en el último suspiro del partido.

El 2010 fue su año más productivo a la ofensiva, anotando 3 goles, siendo los últimos dos de gran importancia para la obtención del título. Contra Pachuca en cuartos para ponerse al frente y generar la confianza necesaria para conseguir el pase, e indudablemente el más importante, aquel en la final contra Santos que significaba la remontada y la obtención del título. Ese espectacular cabezazo que dejo plantada a toda la defensiva santista que veía como se le escurría el campeonato, quedara para la posteridad.

Su más reciente gol contra Xolos, significo más que el empate y mantener la ventaja en el marcador, una muestra de coraje y corazón del segundo capitán rayado. Después de que se le marco injustamente un penal y se puso en duda la eliminatoria, Basanta logro marcar con su especialidad renovando una vez más su relación con la afición que sin duda debe estar agradecida con el camisa 15.

El oportunismo de Basanta ha sido un pilar en la obtención de los éxitos rayados, su pasión debe ser sin duda reconocida por la afición, su coraje se muestra en los gritos para levantar el ánimo de sus compañeros, y en sus festejos que demuestran gran emoción a la par con el éxtasis de la tribuna. Basanta es ya un jugador histórico de La Pandilla que pasara a la historia como uno de los mejores jugadores que han vestido los colores azul y blanco.

Foto: delapatada.com

Comentarios

  1. Regio13 dice:

    Asi es la manera en como festeja sus goles reflejan su plena identificacion con este equipo, es un jugador que de verdad siente la camiseta y los colores.