Power Ranking: Top 5 juegos Rayados vs. Chivas

Iniciamos una nueva sección en Zona Rayada para dar el Top 5 de los partidos más importantes o más recordados del rival en turno de Rayados. En esta ocasión y como ya todos lo sabemos, las Chivas de Guadalajara son nuestra siguiente escala para retomar el vuelo hacía la continuidad.

Sin duda alguna que estos equipos nos han dejado buenos encuentros a lo largo de la historia cercana -torneos cortos-, y seguramente los partidos que aquí mencionaré los recordarán perfectamente. 

#5. Verano 2002: Monterrey 3-0 Chivas. Se jugaba la jornada 7 del verano 2002. Monterrey recibía a las Chivas en el Tecnológico con el horario siempre habitual de las 5 de la tarde. El Monterrey de esa época  con jugadores como Antonio Dengris -QEPD-, Omar Avilán, Paulo César Chávez, Danilo Sacramento, el contención Mario Grana, Julio César Yegros, etc. recibía a las Chivas con jugadores reconocidos en el fútbol mexicano como Oswaldo Sánchez, Guadalupe Castañeda, Joel Sánchez, Gustavo Nápoles, Ramón Ramírez, y los conocidos Omar Bravo, Miguel Sabah, etc. 

Ese partido es muy recordado hoy en día personalmente por dos cosas. En ese entonces era el Monterrey que no le daba miedo a nadie, que no calificaba constantemente, que no luchaba por campeonatos, sino que luchaba todavía por mantener la categoría, eran esos tiempos que no te importaba que se burlaran de ti por “irle” al Monterrey, sino que te daba más orgullo. La segunda razón era porque se jugó de manera perfecta el primer tiempo, anotando los tres goles en 35 minutos, y donde el querido ídolo Antonio Denigris marcó un golazo de cabeza.

Los otros goles los marcaron Omar Avilán a pase del brasileño Danilo Sacramento, y de Flavio Rogeiro, también de cabeza como Toño. Esos tiempos esos resultados eran nuestro mayor anhelo, ganarle a los grandes, y qué más que haberlos goleado y en casa, era una sensación que solo el rayado que vivió esas épocas, comprendería. 

#4. Clausura 2004: Monterrey 3-3 Chivas. Se jugaba la jornada 16, nuevamente en el Estadio Tecnológico. Un torneo antes de que llegara Miguel Herrera al timón, los Rayados dirigidos por Sergio Orduña, quién era el técnico interino en las últimas jornadas, recibía a las Chivas de Hans Westerhof, con las figuras que tenía en ese entonces: Adolfo Bautista y Omar Bravo.

Monterrey padecía muchos problemas, era el cierre del campeonato y no había liguilla para los nuestros, había problemas, un técnico corrido y los puntos caían a cuenta-gotas. Esa tarde nublada y lluviosa el Monterrey recibía a un Guadalajara que posteriormente disputaría la Final ante Pumas, que a la postre perdería. 

El partido comenzaba con un golazo de Adolfo Bautista desde fuera del área, que Juan de Dios Ibarra no pudo hacer mucho.

Guillermo Franco empataba un minuto después, pero rápidamente y de nueva cuenta el “Bofo”, nos ponían abajo en el marcador, con una jugada idéntica. Omar Bravo en la segunda parte ponía el 1-3 y todo parecía negro, al igual que toda la temporada, pero el Monterrey se repuso hasta alcanzar el empate.

Paulo César Chávez y Alex Fernándes, se encargaron de poner el empate a Monterrey a 10 minutos del final. Ese día fue épico en la tribuna que se volvía loca ante unos Rayados irreconocibles y que se estaban levantando de la tumba.

Les alcanzó para empatar a tres goles, para darle una alegría a su gente en ese sábado 24 de abril del 2004, y aunque no hubo una calificación o algo parecido, ese día quedó marcado para satisfacción de la gente. 

#3 Clausura 2011. Chivas 2-3 Rayados. En un partido más reciente, que marcó la primer visita de Rayados al Omnilife, tanto Chivas como Monterrey se jugaban la calificación en la última jornada, en uno de los más malos torneos al mando de Vucetich. Un Rayados plagado de dudas por no haber sumado de a tres en casa ante Morelia, Santos y Puebla, rivales que en ese entonces eran endebles y muy ganables, pero aún así el Monterrey no pudo. 

Días antes Rayados ganó el campeonato de la Concacaf ante el Seattle Sounders, y eso dio una inyección de ánimo para encarar ese partido y meterse a la Liguilla. El panorama no pintaba bien, ya que apenas al minuto 2 Marco Fabián adelantó al Guadalajara, y la esperanza parecía irse, ante miles de aficionados rayados que hicieron el viaje para apoyar al equipo. 

Segundos antes de que terminara la primera parte, Ricardo Osorio hizo un golazo, el primero en toda su carrera en México y puso el empate que devolvió el alma al cuerpo. Para la segunda mitad Jesús Zavala nos ponía en el cielo al meter el 1-2 que parecía casi definitivo, pero Marco Fabián decía lo contrario, y con un gol a pocos minutos de terminar el partido, marcaba el 2-2 que nos hacía enojarnos en ese momento, aunque la calificación aún era nuestra.

Al minuto 90, y tras un tiro que parecía no traer nada, Walter Ayoví sacó un riflazo desde casi media cancha, que Luis Michel no midió bien y se incrustó en las redes para darle el triunfo dramático a un Monterrey que parecía estar muerto y que no entraba a la Liguilla. Otro partido que la tribuna y todo Monterrey disfrutó, porque nos daba el pase a la Liguilla y nos hacía soñar con un bi-campeonato.

#2 Clausura 2008: Chivas 4-4 Rayados (CF-vuelta) Al mando de Ricardo Lavolpe y con el mejor torneo de Humberto Suazo al ser campeón goleador, los Rayados se metían al Jalisco para encarar el partido de vuelta de los cuartos de final por el Clausura 2008. El Guadalajara necesitaba tres goles para hacer la hazaña y meterse a la Final, pero el Monterrey iba a resultar “respondón” y en ningún momento bajó los brazos.

Omar Bravo adelantaba con un golazo a las Chivas en los primeros minutos, y abrió las esperanzas a la afición chiva que prácticamente llenó el estadio Jalisco, pero no contaban con unos Rayados que no estaban dispuestos a perder ese pase a semifinales. Rápidamente Carlos Ochoa en un contragolpe mortal marcaba el empate para el Monterrey al 21, y tan solo tres minutos después Jesús Arellano acrecentaba la emoción para poner el 1-2 y darle la vuelta. Alberto Medina tres minutos después también anotó para el empate a 2, y el partido se tornaba de ida y vuelta y con grandes emociones.

El 3-2 llegó por parte de las Chivas, pero Walter Erviti tras un descuido de la zaga chiva, aprovechó para marcar el empate a tres, lo que causaba la euforia de la afición que se hizo presente en el Jalisco. Chivas no desistía y tras un error en la marca en un tiro de esquina, Magallón hacía el 4-3 ya muy tarde en el partido y además de eso, Carlos Ochoa hacía el doblete para empatar el partido a 4 y hacer un marcador épico en liguilla. Monterrey avanzaba a semifinales.

#1 Clausura 2008: Rayados 4-1 Chivas (CF ida)

El partido que quizás todos recordemos con mayor memoria. Era el Clausura 2008 y Monterrey accedía a los cuartos de final como octavo lugar, su rival en turno era el superlíder Chivas, que pintaba como favorito esa noche. El Tecnológico pintaba fantástico y repleto, con estadio lleno y con un ambiente inmejorable. 

Ese ambiente se vio un poco apagado con el penal en contra de Rayados en los primeros minutos, y en donde Chivas aprovechó en los pies de Ramón Morales para marcar el 0-1 del partido, que apagaba a la afición en el estadio. La esperanza renació cuando la expulsión llegó al mismo jugador que anotó el gol de las Chivas, Ramón Morales se iba expulsado por una patada a Luis Ernesto Pérez, y eso abría la posibilidad para que el Monterrey fuera por el partido. 

Un gran gol de Jared Borgetti empataba el partido, y unos minutos después, justo antes de terminar el primer tiempo, Suazo por la vía penal marcaba el 2-1 y la voltereta se consumaba antes de la primera parte. 

Para la segunda mitad Chivas fue borrado, Monterrey se apoderó del balón, creyó en sí mismo y empezó a atacar al Guadalajara al por mayor, haciéndolo ver de muy mala manera. Rayados marcó el tercer y cuarto gol por pies de Jared Borgetti, en una noche que ni siquiera hubiese salido del mejor sueño del jugador sinaloense, al marcar un hat-trick en el encuentro. La goleada se consumaba y el pase a semifinales estaba casi hecho, Rayados daba un baile al mejor equipo de México en ese entonces.

Estos partidos tuvieron algo de especial, grandes goles, goleadas, malas rachas del Monterrey, desconfianza de parte de la afición y jugadores, pero en todos ellos el Monterrey supo cómo capitalizar sus opciones y sus talentos, para hacer de estos partidos los más recordados en torneos cortos por la afición rayada. 

Foto | xudala.com