Rayados: Desde la cancha, Jornada 7…

Mientras que el equipo no termina de carburar y el futbol sigue llegando a cuentagotas, la Jornada 7 se hizo sentir en un Tec con ánimos renovados. Es difícil explicar lo que ocurre dentro del estadio, son tantos factores que pueden detonar las emociones, que durante los 90 minutos se puede ir del gozo al sufrimiento en múltiples ocasiones.

La victoria contra Chivas levanto un poco los ánimos, tal vez esa sea la razón por la que el Tec lucio lleno como siempre, pero con mejor ambiente que en las jornadas anteriores. Al momento que los equipos saltaban a la cancha, y el tedioso protocolo de la Liga se hacía presente, la afición se mostraba incomoda, puesto que la imposición de esta ceremonia sigue sin asentarse en los ánimos de los aficionados; fue hasta que inicio el partido que la afición se hizo sentir.

Inicio el partido, y ante la algarabía de la tribuna, cayo el gol de Neri Cardozo, lo cual hizo explotar las tribunas de manera temprana. Los minutos siguientes fueron espectaculares, las porras de Preferente y los cantos de General acompañaban al equipo mientras que desempeñaba un futbol como hace tiempo no lo hacía.

Los minutos pasaron, y con ellos fue disminuyendo la intensidad del juego, no así la de la tribuna que sorprendentemente seguía con gran ánimo. Termino el primer tiempo, y el equipo se retiró a los vestidores entre los aplausos de una afición necesitada de alegrías.

Para el segundo tiempo, Monterrey inicio con gran intensidad, pero al igual que en el primer tiempo, el futbol se diluyo conforme pasaban los minutos. Y mientras que la calidad de juego disminuía, aparecieron las guerras de porras como hace tiempo no se veía, Preferente contra Numerado, acompañados de los clásicos cantos de la Adicción, que mostraban banderas con hermosos diseños,  junto con banderas chilenas en notorio apoyo Humberto Suazo.

Llego el penal y sucedió lo que todos conocemos, los gritos de “chileno, chileno…” y “ya vas a ver…” no se hicieron esperar, demostrando que pueden pasar un sinfín de cosas, pero Suazo es y será el ídolo rayado.

Cayo el empate y la ilusión del triunfo se terminó con el silbatazo final, el abucheo justo se hizo presente, sin embargo, a diferencia de otros partidos, esta vez no fue tan generalizado pues pudimos apreciar que en esta ocasión se jugó distinto a las jornadas anteriores.

La calidad de un partido se puede identificar al observar a la afición, a diferencia de los partidos pasados en los que la afición se mostraba molesta, este sábado nos dejó un mejor sabor de boca, que sin embargo, no se acerca a las mieles que saboreamos en años pasados.

 “…y ya verán, si el partido va mal, lo gana la tribuna”

Foto: esmas.com

Comentarios

  1. hablador dice:

    haber que alguien me explique porque no entiendo nada, tienes el mismo plantel a excepcion de Osorio, que desde que llego, se la pasa lesionado, aldo que no da una y sigue en el club, el mismo entrenador que no propone partidos, y todavia no hay mejoria si es el mismo plantel.