Rayados: Como si fuese una eternidad

Se acaba la semana de arduo estres en trabajos y escuelas, teniendo así el fin de semana tan esperado por todos, uno por las buenas fiestas, otros simplemente para descansar y otros muchos para ver el deporte mas bonito que existe en la actualidad y mas, si el protagonista de éste mismo es el equipo de tus amores.

Se llegó el viernes y sábado y todo era diferente, ¿Qué se analizaba? ¿De qué se hablaba?, todo era incómodo, pues ya que no había el tema de conversación que siempre llega hasta las famosas carnes asadas regias, reuniones con la familia, o una simple salida con amistades; Rayados no jugaba esta jornada.

Y esque no solo hago referencia a ese típico sábado de futbol regio, pues ya que domingo y viernes son también días en el cual el balón roda por ese pasto que todos los jugadores de inferiores sueñan con pisar. Hablar de un fin de semana sin juego del equipo de tus amores, es una de los problemas que traen consigo un fin aburrido, por que aún y éste mismo esté lleno de fiestas que acaben hasta el día siguiente, el ver a tu equipo es una de las mayores satisfacciones que un verdadero aficionado puede sentir y mas si es en su estadio.

Aún y cuando un buen número de seguidores albiazules festejaron en grande la derrota del archirrival de la ciudad, la cual los separa de la fiesta grande, no hay algún sentimiento que se le parezca a esa intensidad en la cual te levantes de tu aciento para sacar todas las emociones, estres de la semana y problemas personales con un hermoso grito de goooool.

Este sábado tocaba ver a los tan odiados por algunos los ”papas-cigarros” quienes pasan en un sin fin de ocasiones por tu lugar, tocaba ver ese desfile de patrocinadores tan esperado por los hinchas hombres, de igual forma que tocaba escuchar las letras de aliento y entrega de la mejor barra del país para su equipo querido, pero lo que mas se esperaba ver en ese sábado diferente, era el tomar tu asiento en el inmueble, sin importar la localidad a la que asistas, pues ya que solo hay un único fin de visitar el tan hermoso palacio de las bellas artes, ver jugar a ese once inicial portando la camisetada albiazul que tanto quieres desde chico.

Los hombres de pantalón largo pidieron un cambio al encuentro correspondiente a la jornada 13 por causas que todos ya conocemos, tendríamos muchas bajas gracias a los llamados a sus respectivas selecciones de muchos de nuestros jugadores titulares, por lo tanto, el partido cambió de fecha y por esa razón no se tuvo participación de La Pandilla en esta jornada.

”Como si fuese una eternidad”, esa fue la frase perfecta que encontré para estas dos largas semanas en las cuales no disfrutaríamos del futbol de nuestro querido Monterrey.

Porque aunque vaya mal, el cariño nunca se pierde, por mas cosas malas que se digan, siempre habrá ese amor por el buen equipo al que seguimos y seguiremos toda la vida. Como se entona acertadamente un canto de La Adicción; ”Yo estoy contigo cuando todo está bien, no te abandono cuando todo está mal”.

Es así como finaliza esta opinión, la cual se que no es solo de un servidor, pues ya que es mas que claro que mas de uno añora ver jugar al tan querido Club de futbol Monterrey.

Foto | mediotiempo.com

-Enrique Cavazos- @kke26