Rayados: Un buen tiempo para vivir

Los viejos siempre dicen que, los de antes, fueron tiempos mejores y se regocijan vociferando hazañas heroicas que sólo nos queda ver en vídeos de pobres colores. Así como ellos, cada generación está en la eterna búsqueda de la identificación, un júbilo único, de aquello que los identifique como una generación digna de envidiar por los que le siguen, buscando aquello que sólo ella ha vivido y nadie más, en la búsqueda de un ídolo icónico al cuál recordar con nostalgia cuando los años marquen las horas y, entonces, poder contar hazañas heroicas y decir que, los de antes, fueron tiempos mejores.

Para la hinchada del Club de Fútbol Monterrey ese momento ha llegado. No sólo ha visto la década más exitosa del club, la época en donde todos los que vestimos azul y blanco en el alma nos hemos bañado en la champaña que sólo beben los campeones, esa champaña que se ha bebido en tres ocasiones en la liga local y dos veces más en la liga de campeones de la zona. La hinchada albiazul ha sido testigo de las hazañas del mejor goleador en la historia del club, el más grande artista que se ha presentado en las Bellas Artes.

Podemos celebrar que somos de la generación que vio a aquel que hiciera gritar, como una sola garganta, el gol que sellara el primer campeonato conseguido en casa, aquel que ha inmortalizado para siempre el número 26 en la espalda, aquel que se apuntara los oídos en cada celebración y que regalara lágrimas y sonrisas a las tribunas del Tecnológico. Aquel que nunca… ¡Que jamás será olvidado!

Humberto Suazo no se volvió histórico con el gol 97, ya había escrito su nombre en los libros de historia del equipo, anoche, simplemente, lo firmó con letras de oro.

Sean todos bienvenidos a la generación Suazo, un buen momento para vivir.

Foto | mediotiempo

Comentarios

  1. Rayapasionado12 dice:

    Todabia se me pone la piel chinita cuando me imagino ese golazo del chileno en la final… Aaaah recuerdos