Rayados: Simplemente ganar

Lenta, pero segura; pasa la semana más importante en el fútbol regiomontano. La semana del Clásico ha pasado normal, casi desapercibida, pero sin duda alguna que el sábado será una fiesta, un partido en donde si Monterrey gana, estará dando un paso gigante hacía la calificación, y además conseguiría nuevamente el orgullo regiomontano.

Hay que señalar que no se ha hecho un buen torneo. Entre lesiones y bajas de juego, el equipo se ha sabido mantener a pesar de las dolorosas circunstancias. Rayados marcha en zona de calificación todavía y con un partido pendiente, pero sin mostrar ese poderío que lo puede caracterizar.

Ante Santos fue una prueba de que con actitud se pueden hacer grandes cosas. Rayados mostró un cambio en todos los sentidos y salió victorioso del encuentro. Aunado con grandes individualidades como Suazo, Corona y Delgado, el Monterrey supo como encarrilarse hacía el Clásico y tener la mejor de las motivaciones, el haber ganado.

Éste partido es uno trascendental, no existe otro resultado que se espere y desee más que la victoria. El Monterrey está prácticamente obligado a ganarlo por su mejor momento y sus pretensiones hacía la Liguilla. Tigres en cambio no tiene mucho qué perder. Prácticamente eliminados y con un deseo de querer “eliminar” al Monterrey más que pensar en ellos, se evitan ligeramente una presión. Pero la presión más fuerte recae en no haber podido ganar en 4 años un solo Clásico.

Monterrey necesita obligadamente una victoria este sábado, no solo porque se trate de Tigres y un Clásico importante, sino porque si quiere seguir avanzando a puestos de calificación y crecer en confianza, tienen que sacar los tres puntos; el rival era lo de menos en esta jornada, pero la victoria es obligatoria.

Tigres es un rival complicado a pesar de su estatus actual. Con el regreso de Lobos lo vuelve un equipo más peligroso, pero Monterrey a lo largo de los últimos cuatro clásicos ha sabido maniatar a las diferentes ofensivas felinas, ya que no han permitido anotación. 

Por otra parte y hablando de los nuestros, la victoria del sábado pasado fue un alivio y oxígeno puro para el grupo y afición. Jesús Corona está en plan grande, está aprovechando sus oportunidades y sus grandes cualidades pueden servir de mucho. Humberto Suazo está conectado, pareciera como si no le hubiese afectado alguna lesión. El chileno se vio entregado, comprometido y con un gran nivel de juego el sábado pasado, falta reflejarlo en los siguientes partidos. 

Aldo De Nigris es el verdugo de los Tigres. Lo pueden criticar, le pueden decir tronco, que no se mueve, etc., pero no cabe duda que para aniquilar las redes felinas, De Nigris es experto. Cuatro goles son los que lleva el regio a su favor en Clásicos jugando para Monterrey, y no me extrañaría que el sábado acrecentara su cuenta.

El arsenal que tiene Monterrey es por mucho mayor al de Tigres. Ángel Reyna, Neri Cardozo, César Delgado, Humberto Suazo y Aldo De Nigris, son hombres que serían titulares en cualquier otro equipo, y Rayados los tiene juntos. Son jugadores que a pesar de que no han tenido el mejor de sus torneos, sus chispazos e individualidades han demostrado que pueden hacer todavía peligro… y mucho.

Monterrey tiene que ganar a como de lugar, para embalarse a la Liguilla y de paso; seguir manteniendo ese orgullo de la Ciudad que ha quedado guardado de nuestro lado en los últimos cuatro años. 

Vivamos esta fiesta en la tribuna. Nos toca esperar a que el equipo demuestre que aún tiene qué dar mucho en éste torneo. Salgamos todos juntos y sin violencia a ganarlo.

Foto: rayados.com