Rayados: ¡Hasta siempre Guille!

Sentimientos encontrados es lo que deja la noticia de que Guillermo Luis Franco Farquarson, mejor conocido como ”Guille”, deja por siempre las canchas del fútbol profesional. Por un lado, la tristeza porque jamás se le volverá a ver en acción brota, pero lo hace de igual manera el sentimiento de felicidad porque es algo que este gran jugador se merece.

Hablar del Guille Franco es hablar del máximo artillero de esta hermosa Institución en la década pasada, ese hombre letal que dentro del área hacía cada vez nuevos movimientos que permitían conectar con el balón el cual rara vez lo podían atajar.

Fueron muchas alegrías las que nos dio este hombre, este gran ser humano que delante de todo ponía a Dios y por tanto nunca se le vio participando en algún conato de bronca.

Franco no llegó siendo la figura de su ex-equipo, Franco no arribó al fútbol mexicano fungiendo como un delantero letal, pero un campeonato con su club San Lorenzo un año antes de pisar tierras mexicanas lo respaldaban.

El calendario marcaba el año 2002 cuando la noticia en los medios locales y nacionales enfocaban su información en la llegada del fichaje argentino Guillermo Franco al Monterrey, sin imaginarse en lo que se convertiría con el paso de los años.

El nacido en Corrientes, Argentina, no tardó en mostrar el poderío con el que contaba sus botines, pues desde la primer temporada comenzó a marcar dianas y a mostrar su fútbol vistoso, y un año después se convertiría en pieza clave para la obtención del segundo título del equipo.

Es imposible contar las veces e inexplicable describir el sentimiento de alegría  que este hombre provocaba en la hinchada cuando su mano iba directo a su playera y estirándola hacia delante y gritando con gran efusión el grito tan anhelado en cualquier partido; ¡gol!.

Muchas imágenes quedarán grabadas en las mentes de los que fuimos afortunados de verlo jugar con el equipo. Innumerables goles, innumerables dedos apuntando al cielo después de un gol, esa imagen con la cual la afición hacemos uso para recordarles a los de enfrente la semifinal perdida con aquel gol del Guille en donde su pierna se estira de una manera poco común y apenas tocando el esférico este se fue a las redes, así como también esa imagen imborrable de verlo en rodillas en la línea de fondo después de marcar un gol con la cara llena de sangre, ejemplo de lucha, esfuerzo y entrega aún cuando su condición física no daba para más.

Después la película perfecta tuvo, lamentablemente, su final amargo, Guille partió a Europa y aunque no encontró un equipo en el cual sobresaliera de la misma forma que lo hizo despegar al viejo continente, se rehusó a regresar al equipo en donde su hinchada se le entregó en todas sus participaciones.

Fueron siete largos años cuando Franco volvió a pisar las canchas del Tecnológico, vistiendo nuevamente el jersey albiazul con el que se convirtió en una leyenda más que querida por la afición pero con la diferencia de que ahora el escudo enmarcaba al Pachuca.

Después de no llegar a un acuerdo con el Chicago Fire de la MLS, el argentino naturalizado mexicano, que vivió dos mundiales con la casaca tricolor, tomó la dura decisión de dejar el fútbol.

Lo único que se puede decir en esta partida es, ¡gracias Guille! gracias por tantas alegrías, gracias por llenar nuestros ojos de lágrimas de emoción cada vez que tus sublimes jugadas culminaran en tremendos goles, aunque ahora pasan a lágrimas que reflejan la tristeza e impotencia de no poder hacer nada para ver de nuevo a una figura portando los nuevos jerseys. Gracias Franco, gracias por tantas cosas, que ahora de la misma manera que divertías a tu gente con tus jugadas, lo hagas igual con tus hijos que tanto te necesitan.

¡Hasta siempre Guille!

Foto | hidalgosport.com

-Enrique Cavazos- @kke26

Comentarios

  1. danielgtz18 dice:

    Gracias a DIOS tuve la fortuna de verlo jugar y gritar sus goles hasta quedar afónico, gracias Guille. :´)

    1. Un verdadero placer verlo jugar..

  2. brayan18 dice:

    Estaria conmadre que lo trajeran para que juege su ultimo partido con jersey rayado o hacer algo para que sepa que es un idolo y buen jugador de futbol.
    Guille , Guille Oe Oe Oe Oe Guille guile Oe Oe Oe Oe guille guile

  3. Raztecatl dice:

    En lo personal, tuve la fortuna de tomarme una foto con él, las pocas veces que he podido asistir al TEC. Excelente persona, nada que ver con el Argentino promedio. Por supuesto que recuerdo todas las imágenes que mencionaste, pero algo que támbién me hizo llorar, fue ver por la tv al estadio entero coreando su nombre la última vez que pisó “el palacio de las bellas artes”. Como un jugador que dio tanto para Rayados terminó de esa forma???, me habría encantado verlo jugar al lado de Chupete por lo menos una vez. Ese día sin temor a equivocarme, varios aficionados de Rayados habríamos celebrado que metiera un gol aunque fuera en nuestra portería… en lo personal, seguiré recordando a jugadores como Guille, Rotchen y Erviti que vinieron a dar todo por el equipo y partieron con lágrimas en los ojos tal como se deja ir a un gran amor en la vida.

    Gracias Guille.