Rayados: Carta a la afición rayada

La semana avanza, ese sentimiento de volver a jugar un Clásico más absorbe con el paso de los días nuestro cuerpo, aunado a una semana más de final de Concachampions. Está a punto de terminar la espera, el duelo por el orgullo está cerca, poco más de 24 horas nos separan para el silbatazo inicial de ese tan esperado partido. 

La afición está unida, la afición quiere ver a nuestro equipo jugar bien y ganar en la cancha, todos estamos con esa simple convicción de que el equipo se muera en cada minuto de juego, que nos regalen esa victoria que nos acerque más a clasificación. No hay duda de lo que queremos, queremos ganar el Clásico Regiomontano.

Hoy me dí a la tarea de escribir una carta para ustedes, para todos los aficionados a este tan amado equipo, a nuestro Club de Fútbol Monterrey. Una carta con el propósito de unirnos más, de unir fuerzas, de estar con nuestro equipo en estos días tan fundamentales. Una carta, para todo aquel que sienta correr los colores albiazules por sus venas.

El día de mañana debemos dejarlo todo. Desde el lugar en que veamos este partido tan importante, debemos de dejar nuestro aliento, nuestros gritos, nuestro apoyo, cada minuto que pasa es fundamental, cada minuto es importante para acercarnos a una victoria. Monterrey lo sabe, nosotros también. 

No sé cómo tú te hiciste Rayado, no sé cómo te convertiste a estos colores que tanta alegría y tristeza nos ha dado, no sé cuál fue tu primer partido, no sé cuál fue tu primer playera, tu primer grito de gol, tu primer grito en el estadio, tu primer lágrima por perder un partido, un Clásico, un campeonato, no sé nada… pero sé que llevas estos colores tatuados en tu piel, tatuados en el alma, llevas a este equipo en el corazón, en cada grito, en tu garganta, en tus manos, en tus gestos, en todo tu ser… estos colores tan privilegiados, el azul y blanco del Monterrey. 

Te pido en esta ocasión, que apoyes al equipo que tanto nos ha dado y por el que tanto hemos dado. No dejes ningún minuto de apoyar, no dejes que pasen 60 segundos en vano, no dejes que el equipo juegue sin tu apoyo, sin tu ánimo, sin tus reclamos, sin tu aliento; no dejes solo a este equipo, al Monterrey. 

Mañana nos jugamos la vida en el torneo, no es por ser el Clásico, cualquier rival hubiese sido una obligación ganarlo a estas alturas, hoy la vida nos pone a los Tigres como rivales para vencerlos y acercarnos a la Liguilla, qué hermosa oportunidad de ejecutar ese plan maestro de meternos a una Liguilla más y buscar un nuevo campeonato.

Llevo los colores adentro de mí, llevo a este Monterrey más adentro que nunca, corre por mis venas esos colores que desde pequeño yo elegí. ¿Corren por las tuyas? Vamos a demostrar quién es la mejor afición de México, la afición que no abandona, la afición que exige pero que apoya, la afición que está más en los malos momentos, la afición que nunca va  a dejar solo a su equipo, la afición que quiere ganar el Clásico Regiomontano el día de mañana. 

Vamos todos juntos por ese triunfo, por esa victoria fundamental, vamos a apoyar, que se sienta desde el estadio enemigo, con la familia, con los amigos, con los rivales, que se sienta todo ese apoyo incondicional para buscar la victoria en todos los sentidos. No dejes ningún instante de apoyar, de hacerte sentir, de hacer sentir los colores azul y blanco. 

Hoy los Tigres se sienten en la cima, todos juntos vamos a bajarlos de esa nube a la que se subieron, pero de la que no saben es pasajera, vamos todos juntos a demostrar quién es el Orgullo de la Ciudad, vamos todos juntos a demostrar quién es el que ha puesto el nombre de México en alto en la ciudad de Monterrey, vamos a demostrar de qué estamos hechos, vamos a demostrar que cuando nos dan por muertos, estamos más vivos que nunca. Vamos a demostrar, a que vean la calidad de este equipo, a que vean el apoyo de esta afición, a que no quede duda de quiénes somos…”el incomparable siempre fue Monterrey”.

Mañana es el día… y lo vamos a ganar.