Rayados: Coraje y pasión

Pues se llegó el día. El día que muchas personas esperan durante todo el semestre, y que para algunos es el juego más importante de cada torneo para los equipos locales, el clásico.

Mañana se jugará la edición 97, donde un equipo viene preparándose desde hace una semana, y el otro viene de jugar una Final a media semana.

La historia de los Clásicos es muy rica, muy grande, muy emotiva, pero definitivamente los juegos más importantes de la historia, los a ganado el Monterrey.

La historia marca que Tigres tiene un clásico más ganado contando todas las competiciones, los amistosos y las interligas, pero en la Liga Mexicana los Rayados son los que tienen la ventaja.

Además de que Rayados ganó los Clásicos más importantes que se han presentado, en situaciones de descenso y dos semifinales en liguilla la pasada década.

Pero sin duda algo que a venido disminuyendo en los Clásicos regios, es el coraje que se tenían los jugadores.

Y ojo, que coraje no es lo mismo que enojo, ni es ningún sinónimo de violencia.

Hoy y desde hace ya varios años vemos que los jugadores de los equipos locales, son muy amigos, salen, conviven, tanto en vida personal como en selección, y mucho de esto ya contagió al ambiente de mucha pasión, coraje y ganas de triunfar dentro de la cancha en un clásico.

No queremos ver un Clásico tibio otra vez, queremos ver un Clásico donde de verdad se vea que los jugadores se maten en la cancha, que peleen cada balón cuerpo a cuerpo como si fuera el ultimo, que se encaren cara a cara, que no dejen atrás ningún balón, la marca aguerrida, y más que nada, que cuando anoten, festejen, que festejen y le duela al equipo contrario la felicidad del otro al terminar una jugada en gol.

El último Clásico que se vivió así, fue el Clásico 89, aquel donde Rayados venció 2-1 a Tigres en el Universitario con goles de Severo y el gol que canto todo el estadio, el de Aldo De Nigris para darnos el triunfo.

Hace ya 4 años de ese clásico y no a podido haber otro que se viva de la misma manera dentro del terreno de juego.

Esperemos que el de mañana sea como aquel.

Y en cuanto a nosotros, solo hay que alentar, apoyar y no dejar de sentir esa pasión, esa pasión que caracteriza y hace único al Clásico Regiomontano, la pasión de vencer al acérrimo rival.

A ganar.

Twitter: Luishdz18

Foto| mediotiempo