Rayados: Clásico 97

Por: Mauricio Neri

Twitter| @MauricioNerid

El momento ha llegado, es turno de atender nuestro próximo compromiso, ese compromiso, que en mi particular punto de vista, hoy, representa solo 3 puntos y la oportunidad de ingresar a la liguilla. Realmente me es difícil concentrarme en el Clásico, debido a que nos quedamos con una espinita clavada el día miércoles, que estoy seguro, por lo que vi, que nos la sacaremos en el partido de vuelta.

Entremos al tema. En esta ocasión pienso y siento que no está en juego el Orgullo de la ciudad, ya lo había comentado anteriormente, y no está en juego porque simplemente ya lo tenemos, hoy con el desempeño del club en el ámbito internacional, lo tenemos en nuestras manos. Hoy en la república Mexicana al referirse al fútbol en la ciudad de Monterrey identifican primeramente a nuestros Rayados, la gente sabe que estamos luchando por el Tricampeonato de la Conca y les digo esto porque precisamente hoy, escribo estas letras fuera de la ciudad.

Dentro de nuestra ciudad la rivalidad siempre existirá y ellos nunca aceptarán que, las estrellas en nuestro escudo, (sí, esas que nuestro portero les enseño a contar) indican que los logros de nuestro club son mayores a los de ellos.

Que nos llamen como quieran, pues lo que intentan es llamar nuestra atención, tal vez nos llamen así porque se calientan tanto que se agreden entre ellos mismos, nosotros tenemos el control de nuestras emociones, pues lo que nos da el equipo nos ha llevado a muchos logros, sin duda.

Con este ajetreo de equipos del norte, en el que cada uno de ellos (Tigres y Santos) quieren competir con el Club más ganador del Norte, nos da, por consiguiente, un status de Grande en el Norte.

Estoy tan convencido de lo que podemos lograr, que me atrevo a decir que, incluso perdiendo, el sábado seguiremos teniendo más estrellas en nuestro escudo que ellos.

Quiero ganar el clásico, que no quepa duda, así, pondremos las cosas en la dimensión que acabo de describir.

Es hora de calmar sus ansias de atención, es hora de enfrentarlos, de jugar el partido, de hacerles ver quien manda en Monterrey, quien ha puesto el nombre de la ciudad en Alto, en fin, demostrarles que Nuevo Leon es Nuestro, que somos El Orgullo de la Ciudad, que somos Rayados y que nuestros colores son mejores que los de ellos, que a final de cuentas nos pueden denominar como les plazca, no me interesa. Nosotros saldremos a ganar todo, como dice nuestro himno, con respeto al rival, pero que sepan, que saldremos a ganar.

¡Arriba el Monterrey!

Foto| archivo