Rayados: ¡Sigo siendo el REY!

En un partido histórico nuestros Rayados del Monterrey consiguieron el ansiado Tri-Campeonato de Concacaf.

¿Cómo podemos describirlo?

Santos Laguna jugó muy bien 60 minutos. Hubo por ahí dos errores arbitrales muy claros que Chiquimarco dejó de marcar. Sin embargo, a pesar de tener todo en contra, la afición rayada jamás se dio por vencida.

Una remontada épica se vivió en el Estadio Tecnológico cuando en menos de 30 minutos Rayados logró anotar cuatro goles por conducto de Aldo de Nigris, Neri Cardozo y Chupete Suazo.

El estadio temblaba. Había lágrimas por todas partes. Lágrimas de felicidad.

Se ha vivido una auténtica fiesta albiazul. La fiesta de Monterrey y su gente. Se logró un campeonato que esta ciudad jamás podrá olvidar.

¡A disfrutarlo! ¡Dale Campeón!

 

Foto| Cancha

Comentarios

  1. Raztecatl dice:

    Cuando un equipo juega del modo que jugó Rayados, lo único que te queda es ponerte de pie, gritar, gritar y gritar hasta las lágrimas, darte cuenta que ellos también sienten la camiseta aunque les paguen muy bien o no tan bien, pero que después de todo lo mal que venían jugando, los reclamos de los pseudo-aficionados que únicamente se dedican a exigir y a recriminar la dosificación, hoy les pregunto… se subieron al carro o siguen de amargos??

    Bienvenidos, aunque nos hacía falta más ruido, el aliento de los pocos que nos quedamos y confiamos siempre en el equipo bastó, que si los extrañamos, por supuesto que sí, aunque les soy honesto, cambiar los abucheos por gritos de aliento, equivalen el mismo esfuerzo físico, pero emocionalmente es impactante en uno que alguna vez ha estado del otro lado de la cancha.

    Hoy le quiero dedicar mi comentario a todos y cada uno de los que han logrado que Montrrey se convierta en lo que es hoy, ya no somos el equipo que venía al D.F. y si perdía por uno o dos goles se iba satisfecho… hoy me ha tocado estar en los estadios cercanos y no tanto a la Cd. de México, con la número UNO, la que jamás deja de alentar, así vengan con sed, con poco o nada de alimento … pero con mucho calor y con más hambre en el corazón que en sus estómagos. Gracias a la Adicción por permitirme acompañarlos y por saborear un 15% de lo que seguro se siente en el tablón allá en el Palacio de las Bellas Artes. Muchas gracias a todos y cada uno de uds. sí, también a ZR que durante años me ha permitido expresarme libremente.

    Un abrazo enorme y mis más sinceras felicitaciones… nuevamente se demostró que como el apoyo de la hinchada de Monterey, simplemente no hay.

    Su amigo, Raz