Rayados: Hoy, al estadio…

Por: Mauricio Neri

Twitter | @MauricioNerid

La mañana comienza cuando abrimos los ojos, nuestro primer pensamiento hoy es: “Por fin, hoy al estadio nuevamente”.

El sentimiento de volver a estar ahí invade nuestro cuerpo, comenzamos a planear el día. A los que les toca trabajar, piensan en la hora de la salida del trabajo, organizan el tiempo para la hora de ponerse la camiseta a rayas y partir al estadio, otros ya la traen puesta y del trabajo al estadio.

Para los que no laboran el día de hoy, el proceso puede ser un poco más extenso, una vez despiertos, podemos optar por colocarnos la camiseta inmediatamente, o, si tenemos alguna actividad en la que se requiera esfuerzo físico, ponérnosla después. Algunos, como yo, este día lo aprovechamos para ponerle lustre al carro, programamos las actividades del día siempre pensando a la hora que hay que salir rumbo al estadio, mandados, encargos, cosas que hacer en casa, etc.

El día transcurre lentamente hasta las dos de la tarde, a esa hora ya hay que estar bañados y listos, con la camiseta a Rayas bien puesta, esperando la hora de salir, podemos tomar algún alimento previo a salir de casa, es opcional, porque algunos tenemos el ritual de la torta de chorizo uruguayo en el estadio, sí, esas del negro Esquivel.

Para los que van a preferente la hora de llegada al estadio es importante, sobre todo aquel que llega más temprano para separar el lugar de la porra, ¡Claro! una bebida de cebada a nadie le cae mal mientras espera a la raza. Otros nos organizamos en las previas, y algunos en bola se van al estadio. Para aquellos que tienen su lugar numerado en la grada, una hora con quince minutos antes es tiempo suficiente para encontrar lugar en el piso deseado del estacionamiento techado y cerca de la salida como prevención del tráfico y ya ahí, con una hielera, se organiza la previa en ese lugar.

Se ha llegado la hora, ingresar al estadio Tecnológico pensando que estas serán las últimas tardes de sábado en las que ingresáremos por esa puerta. En especial norte, mi lugar, el recorrido en la rampa da la oportunidad de ver a la gente llegar al estadio, ya adentro, saludar al cartero desde la llegada, los vecinos, las vecinas (Danae, Marce y Gisselle) etc… y decir: “Hoy es un buen día para la victoria”.

Foto| Récord