Expresión Rayados: ¿Dónde está la cintura?

Por: Miguel Guerrero

 

El problema actual de nuestro equipo no es la defensa o la delantera, mucho menos la portería. La clave esta en la media cancha. Hace 3 años que la fuerza de nuestra media ha disminuido increíblemente. Parecemos el Gipsy Danger cuando lo tumban en Alaska, y en lugar de ser controlado por 2 pilotos, uno solo es el que se queda al mando.

Irónicamente el sábado nuestro robot estaba siendo controlado por 2 pilotos, pero parecía que solo había uno, y que el que estaba dentro, estaba completamente asustado y desubicado. Lucas Silva al 40% de su nivel y Zavala al 10%, movieron los hilos del robot, pero en lugar de verse como un robot peleador, mínimo como el robot boxeador de Gigantes de Acero, se vieron como C3-PO, el varonil robot dorado de Star Wars, huyendo cómicamente de los problemas y dando pases cortos gritando del miedo.

No hay media cancha. Añoro a estos mismos jugadores pero con otro nivel que nos llevaron a los cuernos de la luna, y a convertirnos (para dolor de los humildes que creen que ser humilde es una virtud, cuando en realidad es la condena que tienen que pagar por apoyar a un equipo malo) en los bocazas, prepotentes y orgullosos de nuestro equipo que somos ahora. Recuerdo aquella media de ensueño con Ayoví, Luis Pérez, Zavala, Cardozo y Osvaldito, rotándose las posiciones y con Santana en la banca para entrar al quite, en el 2010. No me avergüenzo de decirlo, en esa media cancha que borró al Laguna en la gloriosa final con Suazo en su mejor momento, hasta su servidor pudo haber entrado a jugar de contención y ellos me hubieran hecho jugar bien. Caray, si Miguel Morales parecía un buen jugador al lado de ellos.

A esa media que permitía jugar por el centro, armar desde abajo la jugada, y que poco recurría al pelotazo, poco a poco le fueron desmembrando, en algunos casos trayendo refuerzos que después de 3 años no terminan por cuajar, y nos provocan tener que conformarnos con 2 partidos buenos por temporada por 15 malos, y en otro caso teniendo que soportar impostores que juegan con la misma piel y el mismo numero en la camiseta, pero que por extrañas razones se transformaron de jugadores buenísimos a jugadores medianos. Y que quede claro, no es que extrañe a Ayoví en general. Extraño al Ayoví del 2010. Ni a Luis Pérez, al que extraño es al Luis Pérez del 2010. Ojalá algún día Neri pueda jugar cerca del nivel del 2010.

¿Dónde quedó la cintura?

La respuesta de la pregunta de quién tiene la culpa de su desaparición no la se, (aunque tengo un sospechoso en el cuerpo técnico del equipo que ejerce de preparador físico) Lo que si se es que quizá Basanta era igual de mediano (a como se ve jugando ahorita) a como era antes, o ahora el que nos rescata es Pabón, en lugar de Suazo, y antes no necesitábamos rescates para empatar en el ultimo minuto, solo necesitábamos quien viniera y rematara al rival que ya teníamos en el suelo.

Extraño burlarme del rival antes de que termine el partido en el Tec. Extraño ver que el equipo gane de visitante. Tan mal esta la situación, y tan malos son Darvin Chávez y Basanta jugando de lateral, que estos últimos partidos me están haciendo extrañar a William Paredes.

Urgentemente necesitamos que regrese nuestra media cancha. Antes de que sea demasiado tarde de nuevo.

Foto| Mediotiempo