Rayados: Lo inevitable

Al escribir estas palabras, no puedo dejar de pensar en los 5 títulos que se consiguieron con Vucetich. No puedo dejar de pensar que esa, ha sido la mejor época de nosotros como Rayados. No tengo palabras para terminar de agradecerle a Vuce todo lo que, a su lado y bajo su mando logró mi equipo, estas letras, son muy pocas para expresarle mi admiración.

Desde mi punto de vista, Vucetich innovó en estrategia para enfrentar dos torneos a la vez. Recuerdo que ese era el tema por allá del 2010, cuando iniciamos nuestra travesía en la ConcaChampions. Él Observó que se tenían muchas lesiones por jugar dos partidos por semana y empezó a administrar el esfuerzo, la táctica funcionó, en la época de gloria, sin tanto esfuerzo, con un Chupete y Aldo inspirados, los triunfos llegaron. Ojo, ni que decir de lo que tácticamente aportó Vuce como DT. Con un equipazo en año y medio se consiguieron 3 títulos, 2009, 2010 y la Conca en Abril de 2011, todo iba viento en popa. Los jugadores se acostumbraron a ese tipo de juego, porque, administrando el esfuerzo, se conseguían las victorias.

No obstante lo anterior el mundo del fútbol evolucionó, el resto de los equipos avanzaron, nosotros seguíamos viviendo nuestra época dorada sin observar que los demás avanzaban más que nosotros, todavía nos alcanzó para la Conca de 2012, pero en el torneo local poco a poco íbamos cayendo. El éxtasis del último título de la ConcaChampions 2013, hace apenas 3 meses y medio, hizo que pensáramos que lo teníamos todo. Seguíamos la misma táctica de intensidad y continuamos sin observar lo que sucedía a nuestro alrededor. Siempre pensamos, yo incluido entre ellos al cien por ciento, que, si esa había sido la clave para lograr títulos, de un momento a otro despertaríamos en la liga y lo volveríamos a hacer. Cada partido, como lo escribí el sábado, mi ilusión era que podíamos despertar, rogaba por que nos cayera una racha positiva y el equipo pudiera levantar de una vez por todas.

Poco me preocupaba que Chelito se lesionara a cada rato, que Neri haya bajado de ritmo, que Ayoví se fuera con una intensidad intermitente, el lapsus de Chupete, al que cierto tiempo lo perdimos, las bajas de juego de Mier y Basanta hasta antes de su llamado a la selección Argentina, etc etc. Sí habíamos logrado muchas cosas, pronto lo volveríamos a hacer a pesar de esos obstáculos.

Mucho se hablo de que no se entrenaba bien, que eso era muy poco para lo que se requería, pero, ¿Como hacerlo de una manera diferente?, sí todo eso fue parte fundamental de lo logrado.

Bueno, pues lo inevitable llegó. No seamos tan ilusos de pensar que nuestro enojo o nuestro disgusto expresado fue lo que llevo a nuestra directiva a tomar la decisión.

El análisis, desde mi punto de vista, fue: Lo que estamos haciendo hoy ¿Nos esta llevando a donde queremos?. Esto, en cualquier ámbito de la vida, ya sea personal, de directiva y el más importante en este caso, desde el punto de vista de Empresa, sucede.

La fórmula ganadora se gastó, esa fórmula hoy no nos estaba dando lo que queríamos y queremos todos, entonces, HABIA QUE CAMBIAR.

Soy convencido de que los cambios son buenos y esta no es la excepción. En este caso Vuce era el responsable por la manera de jugar del equipo, siempre lo había sido, también en los logros, pero había que hacer algo.

Con este cambio nadie, ningún jugador que no haya rendido puede asegurar su lugar, como en cualquier empresa, ahora es momento de volverse a mostrar porque sí no, se tienen los días contados en el Club. Ojalá que esta sacudida sirva para despertar a todos los jugadores.

El sábado pasado, después de la derrota vs León me dolió aceptarlo, pero, era hora de cambiar.

Ahora una nueva época está por comenzar, lo mínimo que se espera de un verdadero Rayado es el apoyo, aunque sea bajo el beneficio de la duda de los que llegarán. “Muera el Rey, ¡Viva el Rey!”

Al menos este servidor, desde esta trinchera, se siente confiado en que las cosas van a mejorar, el tiempo dirá cuanto, pero estemos tranquilos, que las decisiones una vez que comenzaron a darse continuarán.

De mi parte todo el apoyo a los que están, llámese jugador, técnico o directivo, y a los que llegarán. Por que mi amor por los Rayados va más allá de ellos y por que sé, como dice la cancion: “Siempre vendrán tiempos mejores”.

Yo soy rayado porque así lo decidí, porque sus colores Azul y Blanco los llevo en el corazón y porque disfruto mucho serlo, nada gano con destruir, antes todo lo contrario. Amo a mi Club de Fútbol Monterrey, y por eso estoy aquí. Ayer, hoy, mañana y ¡Siempre! ¡Rayado de Corazón!.

¡Arriba el Monterrey!

Foto| Mediotiempo

Comentarios

  1. jacs13 dice:

    “La fórmula ganadora se gastó, esa fórmula hoy no nos estaba dando lo que queríamos y queremos todos, entonces, HABIA QUE CAMBIAR”

    todos los equipo evolucionan para un bien

    esperemos que este cambio de D.T. sea con el mismo fin

    Rayados en la vida y en la cancha, que no?

    Veeeenga!