Rayados: IN | OUT #Clásico101

Twitter| @ArtGonB

Los Rayados están de fiesta a pesar del pobre rendimiento del equipo en esta temporada. El Clásico 101 era el escaparate de ambos clubes para calmar un poco las críticas y seguir vivos en al menos un torneo, pues la liguilla parece estar muy lejos de su alcance.

No importaba lo demás. Un clásico como este se juega por orgullo sin importar qué hay de por medio.

IN

Juan de Dios Ibarra: Para mi gusto fue la clave del partido. Atajó un gol cantado de Villa que iba a ser el tercero y, por supuesto, el primer penal de la serie que le daría confianza a sus compañeros.

Cesar Delgado: Entró a revolucionar el ataque. Le puso coraje y corrió los casi 45 minutos que estuvo en el terreno de juego. La euforia le ganó en el gol del empate y salió expulsado por “gestos anti-deportivos” a la porra visitante. Este es el “Chelito” que todos quieren ver, pesando en partidos importantes.

Humberto Suazo: Pasó desapercibido la mayor parte del tiempo ante la falta de balones a su zona. Sin embargo, en el mejor momento de Rayados su sola presencia causaba nerviosismo en el área rival. Hay que darle mérito importante en el segundo gol. Aunque no la toca, hace el esfuerzo por ir hacia la pelota y confundir a los rivales.

OUT

Darvin Chávez: Terrible su primer tiempo. La banda izquierda fue un festín para Tigres. Para la segunda parte compuso un poco.

Lucas Silva: Sí, recupera balones, pero los pierde rápidamente. Ocho de cada diez pases de Silva son malos.

Omar Arellano: Tira centros sin altura y corre por correr. De vez en cuando le salen chispazos y nada más.

El DT

Sigo pensando que el Club Monterrey cayó en un retroceso con la designación del “Profe” Cruz. Eso ya lo explicaré después en otro post. Por ahora solo señalo que el planteamiento de inicio fue timorato. Tigres dominó el ancho del terreno y Rayados jugaba al pelotazo.

Para la segunda parte cambió todo con el ingreso de Chelito y poco después Madrigal. Mensaje claro de adelantar líneas, jugársela y presionar inmediatamente en la salida del rival.

El dato IN

  • ¡Vaya! En el Tec se volvió a escuchar el “Vamos Monterrey, queremos la copa”, el cántico más popular entre la afición rayada. Y cuando todo el estadio lo canta el jugador se motiva más y más.
  • Según yo este clásico se contabiliza en el historial como empate porque así lo fue en tiempo regular. Pero si no es así, Rayados vuelve a ponerse arriba por uno.

El dato OUT

  • Informaron que hubo sobre cupo en algunas zonas del estadio y que muchos aficionados de Tigres con boleto se quedaron fuera. Eso habla de una mala organización que no puede pasar en un club como el Monterrey.
  • Algunos aficionados creen que los jugadores hicieron mal en festejar frente a la porra visitante. En principio está muy mal porque puede incitar a la violencia, pero también hay que entender que es un CLÁSICO. La euforia se hizo presente nublando todos los sentidos de prudencia. En el deporte suele pasar muchas veces. Además, ¿De qué se quejan? Es parte del ADN albiazul burlarse de las desgracias auriazules, ¿Me van a decir que no?

Foto| Cancha