Rayados: Víctor Ramos, ¿el central que necesitábamos?

Twitter| @kke26

Ya lo habían mencionado algunos periodistas locales anteriormente, pero fue hasta hoy cuando el Club de Futbol Monterrey lo hizo oficial.

El central que tanto esperábamos por la lamentable lesión de Hiram Mier fue anunciado, su nombre es Víctor Ramos, es brasileño, tiene 24 años y viene procedente del Vitoria.

Por el simple nombre las críticas salieron y después, sumándole que fue elegido entre los once peores de su liga allá en tierras cariocas, la hinchada ya se quería comer a nuestro presi Luis Miguel Salvador.

No lo conozco, no tengo la menor idea de cómo juega, no le tiraré al experto, pero creo, creeeo (espero que no) que estaríamos viendo a un nuevo Ignacio Ithurralde, ¿lo recuerdan?.

El actual jugador del Rentistas, de Uruguay, vistió los colores del Monterrey en el 2007 y duró apenas un año por su penoso rendimiento en la Sultana del Norte.

Tras este hombre en la central, el próximo que se me viene a la mente es el panameño Felipe Baloy, que aunque muchos tengan pique con él por la rivalidad que ha presentado con Rayados ahora que jugó en Santos (es nuevo fichaje de Morelia), supo cómo cumplir con las expectativas.

Más nombres han corrido por la muralla albiazul, como el experimentado Duilio Davino, el capitán José María Basanta, del que nada tengo que decir, ha presentado su buena calidad en toda su estancia, y por último pero no menos importante, Leobardo López.

Hablo de los refuerzos en la zaga, no recuerdo todos, quizá me falte alguno, pero de todos estos, rescato a Leo López, quien -hablando actualmente- es el mejor jugador de toda la línea defensiva del Monterrey.

El ‘Profe’ Cruz tiene prácticamente cerrado su cuadro para el Clausura 2014, en el que figuran Cándido Ramírez, Wilson Morelo y Víctor Ramos como los refuerzos para una campaña que, como lo dijo mi colega Eduardo Amir (@EduardoAmir_) en su post, no tendrá margen de error.

Espero y este brasileño no salga como el uruguayo que en el 2007 llegó con muchas promesas, pero que dejó mucho que desear dentro del terreno de juego y así como llegó partió al futbol argentino.

Vamos Víctor, que esa estadística de el peor once inicial de tu liga quede solo en aquellos periódicos y acá la historia sea diferente.