Rayados de Monterrey: Reventadores, ¡no estorben!

Por: Enrique Cavazos

Twitter | @kke26

El único peor escenario que un Estadio sin almas en las tribunas es que éstas tengan que soportar los insistentes y lamentables gritos de “aficionados” que cuentan con una banda en los ojos que no dejan verlos.

Para el duelo de Rayados frente a Veracruz, tras de mí en el Tecnológico se situó un joven que ya lo había visto antes, ese típico aficionado que gritar algunos reclamos durante el partido que te sacan algunas risas, pero cuál fue mi sorpresa cuando lo tuve a unos centímetros de mí.

No quiero generalizar, pero tampoco quiero especificar, pues sé que quizá no sea el caso de miles, pero tampoco de uno solo.

Frases como “inutil”, “damita”, “tartamudo”, “ya te congelaste”, “no sirves para nada”, “patas chuecas”, etc, fue lo que mientras pasaban los minutos hizo que la paciencia de algunos aficionados se colmara. No había una sola jugada en favor albiazul que hicieran expresar una frase en apoyo de los seguidores regios antes mencionados.

Para el segundo tiempo la situación se calmó un poco y el final llegó al momento que Neri Cardozo disparó de media distancia y mandó el balón al fondo de las redes después de una jugada individual, esto tras un “ya se trabo, no tiene nada de calidad” (con algunas palabras ofensivas que prefiero omitir), cayó el gol y el dicho personaje avergonzado se quedó sentado mientras veía como las miles de personas a su alrededor festejaban eufóricos el tanto del argentino.

La Adicción comenzó un cántico que mencionaba que en esa tarde se tenía que ganar, letra que desató el movimiento de Jonathan Orozco en alusión a que cantaran más fuerte, y la pregunta del millón, ¿eso pasó?

¿Cómo podemos presumir que somos una afición que apoya en las buenas y en las malas si apenas reciben un gol en un error de la defensa y ya están condenándolos?, ¿cómo podemos decir que nuestro equipo tiene la mejor afición del país si no somos capaces de llenar el inmueble simplemente por el paso del equipo?

Con todo respeto, pseudo-aficionados, no estorben, si su misión al asistir al Tecnológico es el estar criticando cada cosa que hace un jugador, creo es más preferible lo hagan desde la comodidad de su casa, en donde espero se puedan hacer esta sencilla pregunta: ¿Ustedes son perfectos en su trabajo, jamás han errado en su labor?

Cuando el equipo retome riendas, no sé cuánto tiempo cueste, pero cuando esté nuevamente en buen nivel, no queremos ver a esas partes del Estadio levantarse a cantar los míticos cánticos que hacen retumbar las añejas paredes del inmueble albiazul.

Foto | agenciauno