Rayados de Monterrey: A 9 años del debut de Jonathan Orozco

En lo personal, cuando escucho hablar de porteros memorables en la historia del Monterrey se me vienen a la cabeza dos nombres, el primero: Rubén Ruíz Díaz, apodado “La Bomba”, ídolo de muchos, el mejor para otros; un arquero indudablemente espectacular y efectivo, difícil olvidarlo en la historia Rayada.

El segundo -y actual titular del equipo-: Jonathan Orozco.

Cuan extrema ha sido la carrera de ‘Jona’ en Monterrey. Inició como un desconocido en la época de Miguel Herrera. Era apenas un jovencito, se le veía en la cara. Delgado, sin mucha figura física pero con unas ganas inmensas de trascender, así llegaba Orozco al arco rayado, donde tuvo una destacada actuación; tal vez un poco revolucionado en muchas ocasiones, pero mantuvo el cero en la portería.

De ahí en adelante la participación de Jonathan en el equipo fue intermitente, nunca se llegó a consolidar como arquero titular, vivía tras la “sombra” de Christian Martínez, aquel que era titular en esos años, pero Orozco nunca bajó los brazos, siguió trabajando para esperar una oportunidad, misma que se le presentaría con más claridad en el año 2009.

Recuerdo mucho ese año por dos cosas, la primera y más importante: se logró el campeonato en el Apertura, tras 6 años donde no se conseguía. La segunda es muy particular y curiosa:  en ese año Víctor Manuel Vucetich estuvo intercalando arqueros casi todos los partidos, prácticamente jugaba uno y uno, Jona y Christian se peleaban la titularidad con un método que fue muy criticado por la prensa y aficionados, ¿cómo no podías darle la confianza a un arquero solamente? Inconscientemente esa fórmula era muy extraña y tal vez pegaba mucho en el aspecto anímico del jugador, pero ambos trabajaban, no había de otra.

Finalmente terminado el Clausura 2009, el Monterrey le dio el adiós a Christian Martínez tras 5 largos años. Jonathan Orozco por fin se perfilaba para ser el titular. En ese mismo torneo llegó Juan de Dios Ibarra y sinceramente, casi ninguno estaba de acuerdo con su “repatriada”, todos asegurábamos que Jonathan iba a ser el arquero titular.

Inclusive en el Apertura 2009 Jonathan llegó a tener altibajos. Algunos errores costaron partidos, llovieron las críticas de parte de todos, pero él no se inmutaba, él sabía que tenía que seguir trabajando, esa es la fórmula del éxito, quejarse menos y trabajar más… y Jonathan tendría pronto una revancha. Fue en ese mismo torneo, en la instancia de Cuartos de Final, cuando Jonathan Orozco demostraba de qué estaba hecho, el arquero regiomontano tapó todo lo que le dispararon en aquel encuentro ante el América. Ni Cabañas, ni ‘Rolfi’, ni Reyna, ni Esqueda, ni Pável, nadie logró vencer a Jona bajo los tres postes. Salvo aquel penal convertido por Cabañas en el partido de ‘Vuelta’, nadie tuvo la capacidad de vencer a aquel portero que poco a poco se afianzaba más en la portería, y desde entonces… su carrera fue en ascenso.

Tras ese campeonato, el Monterrey contrató a Nicolás Navarro para ser el nuevo Entrenador de Porteros, y en una opinión personal, para mí ese fue el salto definitivo que dio Jonathan para ser un portero seguro y confiable. El ex-arquero del Necaxa ayudó en demasía a Jona, lo ayudó a crecer y mejorar, y pronto se convirtió en un arquero que estaba con buenas hechuras para ser convocado a la Selección Nacional. Nicolás se fue pronto de la Institución, ya que fue llamado a la Selección Mexicana, pero eso no mermó las cualidades de Orozco, él siguió creciendo, ya había aprendido y seguía mejorando. Hoy por hoy, es uno de los mejores arqueros de México y me atrevería a decir, que el mejor en la historia del Club de Fútbol Monterrey.

Actualmente veo con sorpresa cuan criticado ha sido Jonathan Orozco en últimos partidos e inclusive del torneo pasado. Uno como ser humano está acostumbrado a destacar más los errores que las virtudes, y normalmente hay personas que lo suelen hacer con el arquero. Es cierto que ha tenido errores en partidos anteriores, ciertas posiciones incorrectas, etc. existen muchos factores, pero la posición más difícil de cubrir realmente es esa, la del portero… tan criticada y alabada a la vez, inclusive en un mismo partido.

A todos los detractores, demos gracias que tenemos a un portero como Jonathan Orozco, con sus errores así como todos en la vida y en cada aspecto, pero con un montón de virtudes que han ayudado a que éste equipo se siga manteniendo, con sus atajadas, con su liderazgo, quizá con su soberbia, pero esa misma actitud lo ha llevado a sentir la camiseta, a darlo todo por estos colores, a vivir los Clásicos con intensidad, ese es nuestro portero, un portero de sangre caliente, no de pecho frío, y a pesar de los errores que haya podido cometer, recuerdo más las cosas buenas y agradezco por tener a un portero confiable desde hace ya varios años.

Feliz 9° aniversario en el equipo de nuestros amores, Jonathan Orozco. Gracias por siempre darlo todo, gracias por demostrarlo siempre en la cancha, gracias por ser un hincha más.

jona2005