Rayados de Monterrey : Análisis Clásico Regio 103

Aún con la intensidad de lo que fue el Clásico del sábado pasado, nos tenemos que poner a pensar en el accionar del Equipo, ese que nos tendría que llevar en teoría a buscar un puesto en la Liguilla que ya está a la vuelta de la esquina. El Monterrey ha venido a la baja en su rendimiento y eso se ha mostrado en los resultados, ya que no se ha conseguido una victoria desde hace 3 jornadas, cuando se venció 1-3 al León de visitante. Desde entonces se empató de local vs. Xolos, se perdió de visita ante América, y ahora nuevamente de local se consigue empatar en los minutos finales y de forma muy poco convincente.

Línea por línea vamos a ver cómo participó el Monterrey:

Portería: Jonathan Orozco estuvo atento a lo que pudo sacar. Realmente no tuvo mucha participación. En los dos goles poco pudo hacer ante los errores defensivos y no pudo contrarrestar los disparos potentes de Guerrón y Gómez. En las jugadas que pudo aparecer lo hizo de forma extraordinaria. Sacando dos disparos de Guerrón, uno de Lugo y uno más de Damián, éste último en el minuto 91.

Defensas: Ah cómo sufrimos… Monterrey se vio mal atrás, realmente mal. Stefan Medina poco a poco ha venido decreciendo en su nivel, este comentario no quita que sea un extraordinario defensa y un joven con mucho potencial. Pero últimamente y ante rivales de mayor peso al ataque, el colombiano se ha visto desubicado y un tanto errático a la hora de defender. Eso se vio reflejado en el mal despeje que tuvo para el primer gol de Tigres. Fuera de eso tuvo una participación discreta. Víctor Ramos también pasó de noche, su desubicación en el sector derecho también provocó el gol de Hérculez. Severo Meza no fue mucho al ataque por estar cuidando a Damián, quien le tomó la medida en varias ocasiones. En general Rayados mejoró en la segunda parte en esta zona gracias a que Tigres ya no fue tan intenso al ataque.

Medio campo: No es la primera vez que Rayados padece mucho en media cancha. Años llevamos exigiendo al Equipo un contención nato, pero no llega. Y en este tipo de partidos cuando el rival tiene a dos contenciones de alto calibre, es cuando nos damos cuenta del grave problema que es no tener a un referente en ese sector de la cancha. Egidio Arévalo es un crack para presionar, recuperar y repartir. Guido Pizzaro no es un jugador del cuál deberíamos de preocuparnos mucho, pero al hacer mancuerna con el uruguayo hace que su labor en la cancha sea aún más importante, ya que su buen toque de balón le permite poder abrir a las bandas y crear oportunidades.

Monterrey no pudo en esa zona, ni Zavala, ni Neri, ni Silva pudieron ante la presión tigre. Pases erráticos abundaban en la cancha. La propuesta del Tuca a que todo el tiempo se presionara a Rayados funcionaba. El medio campo del Equipo se veía nervioso, no veía por donde. Hubo muchos momentos en que toda la concentración del medio campo de Monterrey estaba en medio de la cancha, no había profundidad por las bandas, no había nadie abierto por ningún sector, y Tigres sacaba provecho al tener más hombres en esa zona para contrarrestar cualquier ataque.

Cuando Tigres marcó el primer gol, Tuca bajó un poco más a Egidio; haciendo una parecida línea de 5 marcando a Suazo, Pabón y Silva; que poco pudieron hacer ante ese cerrojo tigre. Las cosas pintaban mal cuando nos dábamos cuenta que Arévalo le ganaba por aire casi todos los balones a Silva… ¿Puede usted creerlo?

Todo cambió cuando entró César Delgado. El “Chelito” suele ser muy criticado por su bajo rendimiento, por no correr en la cancha, por sólo aguantar 20 minutos, etc. pero sin duda el sábado pasado fue el artífice para que Rayados resucitara de las cenizas. Como mencioné, el Monterrey no tenía profundidad por las bandas en el primer tiempo, estaba todo centralizado, pero con la entrada del argentino el Monterrey pudo usar esos sectores y desbalanceó a Tigres que estaba ejerciendo presión en el sector medio.

Delanteros: Suazo y Dorlan desaparecieron hasta el minuto 85. El chileno y colombiano poco pudieron aparecer en el encuentro ante la presión y poca imaginación de los mediocampistas. En mi opinión personal creo que esta zona del campo fue la que menos hizo en el partido en forma general, no podemos ocultar la fantástica jugada que ambos jugadores armaron para hacer el gol del empate; pero fuera de eso, el Monterrey pudo provocar muy poco en los botines de estos dos extraordinarios jugadores. A Suazo y Pabón les gustan los espacios largos, esos donde el “Chupete” puede filtrar de forma magistral al colombiano para hacer su aparición y batir las redes contrarias, pero en esta ocasión Tigres fue inteligente y no regaló ningún espacio, hizo chica la cancha y amontonó de jugadores cada zona en donde estos dos delanteros pudieron hacer daño.

Sin duda alguna en la táctica el “Tuca” le ganó y por mucho a Barra. Nos estudió bien y convirtió todas nuestras fortalezas en debilidades, ya que poco se pudieron explotar.

Como dijeron ayer, tal vez el empuje y el Clásico en sí fue el que ayudó a que Rayados volviera para empatar el partido, ya que en otras circunstancias no lo hubiese podido lograr.

Hay mucho que mejorar si queremos llegar a plenitud a una probable Liguilla. Monterrey no puede seguir así con un paso tan intermitente y con actuaciones irregulares en general y de jugadores específicos. Quedan muy pocas semanas para que termine el torneo y se debe mejorar tanto en el accionar, como en resultados; para no quedarnos rezagados en la Tabla General.

Foto | Info 7 Deportes