Rayados de Monterrey: La actitud no se negocia.

Sólo hay dos opciones en cuanto al compromiso: O estás dentro, o estás fuera. No hay término medio.

Tal parece que a este Monterrey cumplió con el compromiso de presentarse a jugar o más bien de alinear el pasado juego en Morelia, que forma tan triste e inadmisible de pisotear de tal manera nuestro escudo…nuestros colores.

Entiendo que hay momentos en los que no sales en tu noche para cada cierto jugador y las cosas no salen, eso es tan valido que a cualquiera nos puede suceder en la vida misma, un mal día es de lo más normal, pero señores, lo que si no es negociable es ponerle toda la actitud del mundo, podrán no salirte las cosas pero hay que intentarlas, hacerse notar en ese esfuerzo de más.

Lo que hoy vi fue más grave de lo que parece, no fue 1 o 3 jugadores en calidad de hielo, sino todo el equipo, hasta parece que poner de inicio a Cesar Delgado contagiara a todo el equipo con esa frialdad y parcimonia que todos le conocemos. Ver a un Severo Meza tan impreciso y sin la intensidad que le pone a cada partido, un Suazo que cada vez que tocaba el balón lo entregaba al rival, además desde mi punto de vista lo veo fuera de forma, lento y sin dinámica, Lucas Silva…a caray a caso tocó si quiera una vez el balón este jugador??. Al Chelito no le podemos exigir más, es lo que siempre ha dado y me queda claro que es su tope de juego es normal este partido para él.

Y así me pudiera estar mencionando a cada jugador porque en realidad ninguno se salva, sin embargo quiero ir más allá, no solo es este partido, esta debacle ya se venía anunciando incluso desde un inicio de torneo.

En partidos así, nunca me ha gustado una parte del himno que dice así: “Teniendo un gran respeto a los rivales que sepan que salimos a ganar”.

Siempre la derrota molesta pero hay formas de perder, esta sin duda alguna es una derrota para el olvido, hay muchas derrotas que aun siendo fracasos te ayudan a sacar conclusiones y con ello a crecer, fracasos formativos en lo deformante de la derrota te ayudan a mostrar una infrecuente cara digna del futbol. Pero la de hoy, difícilmente podemos sacarle provecho.

Lo que hoy me preocupa es lo engañoso que fueron las primeras jornadas del torneo, como dice Bielsa: “Te adulan por haber ganado, no porque mereciste ganar”. Cuando todos en los momentos dulces del torneo eran elogios, en mi caso, había cosas que no me gustaban y siguen sin gustarme, para mi forma de ver el fútbol –importa mucho más el cómo que el cuánto- . Partidos como el de Pachuca, Veracruz, Querétaro, Puebla, Toluca y ahora este, son partidos que para el grueso de este plantel no se deben de aceptar.

Entiendo que la seguridad de un hincha pasa por tener un equipo siempre protagónico, en las circunstancias que fuere. Y que un esquema diferente tampoco es garantía de triunfo. Ningún esquema lo es. Pero, confieso, me gustaría ver a un Rayados que se hiciera valiente en la paciencia, conocedor de un sistema definido que hoy en día no tenemos y sobretodo comprometido con sus colores y afición. No basta con decirle a un ‘Media Day’ el compromiso que se tiene.

“Los momentos de mi vida en los que yo he crecido tienen que ver con los fracasos; los momentos de mi vida en los que yo he empeorado, tienen que ver con el éxito. El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peores, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos; el fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes.

Si bien competimos para ganar, y trabajo de lo que trabajo porque quiero ganar cuanto compito, si no distinguiera qué es lo realmente formativo y qué es secundario, me estaría equivocando.”

Marcelo Bielsa.

By @Orlix77