Rayados de Monterrey : Carta a directiva, cuerpo técnico y jugadores

Por : Jorge Zarzosa

A Quien Corresponda.

Yo originario de Monterrey radicando en Torreón me siento molesto con el equipo y su falta de corazón. Duele pensar que cada sábado, de local o visitante nos ponemos esa camiseta que nosotros si portamos con ese RESPETO Y ORGULLO que merece.

No se ni a quien mandarle esta carta, si a la directiva o jugadores. No es por tener que buscar a quien echarle la culpa de nuestra situación., pero lo que estamos pasando como equipo y como afición nos duele.

Que tenemos que hacer nosotros extra como afición para que aquellos por los que dan el alma y el corazón se den cuenta lo que vale este club para nosotros. Hace unos días en un grupo de whatsapp comentaban que no tenían ya respeto alguno por nuestro querido Monterrey, y se les nota porque no se han perdido los partidos o dejado ir los puntos por falta de juego, si no por falta de convicción y falta de pantalones.

A cuanto estamos de ser un equipo con identidad, con un juego ya establecido, como esa dupla de Aldo y Chupete, ese equipo con kilos de Corazón. Aquel equipo del 2009. En donde hay que buscar a aquel jugador que falta en la cancha como Jesús Arellano. Sin embargo nos tenemos que quedar con los 2 juegos bien y 3 malos del Chelito. En la nube donde esta trepado Neri y con un entrenador que sin faltarle el respeto se nota que le queda GRANDE este equipo.

Como es posible que nosotros como afición veamos cosas que desde el Cerro de la Silla se notan que perjudican al equipo y la directiva no es capaz de hacer algo. Se ganaron algunos partidos con suerte o buen futbol. Díganle como quieran, pero todas las semanas se decía lo mismo “ganamos pero no gustamos”.

Pido a esos jugadores que dejen la vida y el corazón dentro de la cancha, que se entreguen. Siempre queremos ganar, pero todo aficionado sabe que no importa empatar o perder cuando se deja todo, lo vimos contra Tigres.

Solo pedimos eso CORAZON, RESPETO, HUMILDAD, ENTREGA Y ORGULLO por estos colores, que lo representen como nosotros lo hacemos, que piensen en nosotros también ya que somos parte de este barco del cual NADIE SE BAJA.

¡Arriba El Monterrey!