Rayados de Monterrey : ADN9 por Siempre

El estadio completo lo abucheaba, apenas tocaba el balón, y la silbatina no se hacía esperar, defendían los mismos colores, pero en la memoria del aficionado aún estaba fresco el haberlo visto con otros colores. Eran épocas difíciles, pues se venía de temporadas malas y un largo recorrido desde el último título, y ver su nombre entre los refuerzos no creaba mucha esperanza.

Sin embargo, en su espalda llevaba un apellido no muy común, pero sí muy querido para la afición rayada. De Nigris.

10 años atrás, el apellido De Nigris comenzaba a hacer eco en la comunidad Rayada. Un espigado jugador de cabello largo, y que jugaba de delantero, no muy técnico, ni con una habilidad superior, sin embargo, algo había en el que hizo que meses después el Mister Floro le diera el “9” y lo pusiera como titular. Floro tenía razón, Antonio De Nigris se convirtió rápidamente en referente del equipo y se ganó el cariño de toda la afición, su actitud aguerrida y con la idea de siempre ir al frente hacia emocionar a todo el estadio que veía en el joven regiomontano a su nuevo ídolo.

De la mano de Toño, el equipo alcanzo la liguilla por primera vez en los torneos cortos, tocamos el cielo. Toño no nos dio campeonatos, pero fue la punta de lanza de aquella generación que se consagraría con el Kaiser Passarella. Toño no culmino su carrera en Rayados, su destino era convertirse en embajador de nuestro futbol, de nuestra ciudad, de nuestra nación.

A donde quiera que Toño iba, una parte de Monterrey siempre lo seguía, pues ese carisma que lo caracterizaba hacia muy difícil el no quererlo, tanto así, que se ganaba el aprecio de sus rivales y a pesar de jugar en un gran número de equipos, el no dudaba en declararse rayado de corazón. A la historia pasara aquella ocasión que tras una suspensión decidió apoyar al equipo como un hincha más, saltando y cantando, sosteniendo su bandera desde la tribuna popular.

Era el 2009, y tras una primera temporada de altibajos, Aldo iba ganándose su lugar en el aun cuestionable esquema de Vucetich. El Apertura 2009 se convirtió en el torneo de consagración para el menor de los De Nigris que en base a entrega y futbol, se habia ganado el cariño de su aficion. Aldo culminaría lo que Toño había empezado, sin embargo, el destino nos tenía deparado algo inimaginable.

Hay momentos que pasan a la historia, y que por su magnitud, todos recordamos, todos recuerdan donde estaban cuando vieron las noticias del fatídico 11 de Septiembre; así mismo, en la historia rayada, todos recordamos donde estábamos cuando de tierras griegas llego aquella triste noticia.

Era domingo por la noche, me preparaba a dormir, y como regularmente lo hago, encendí la televisión para buscar algo en que entretenerme. La televisión estaba en silencio y sintonizaba el programa La Afición, cuando una cortinilla llamo mi atención, Jorge Urdiales estaba siendo entrevistado en vivo por línea telefónica, el torneo regular acababa de terminar, y la fiesta grande estaba cerca, pero el rostro de los conductores reflejaba algo malo, rápidamente subí el volumen y lo primero que escuche fue eso “confirmadísima ya la pésima noticia del fallecimiento de Toño De Nigris”, era 15 de Noviembre.

Un 5 de agosto del año 2000, Antonio De Nigris anoto su primer gol con Monterrey, de la manera que tenía que ser, frente a su gente en el Estadio Tecnológico; un 14 de febrero del 2009, Aldo De Nigris marco su primer gol con Monterrey, de la misma manera que su hermano años atrás y curiosamente en la misma portería.

Para el aficionado rayado, la tarde del 21 de noviembre pasara a la historia, una tarde fría y llena de pesadumbre en el Estadio Tecnológico. Toño había regresado a casa, Monterrey recibía a su embajador y como una coincidencia del destino, ese mismo día se jugaba la ida de los cuartos de final, en ese mismo estadio que había retumbado años atrás con sus goles.

Corría el minuto 48, cuando pudimos ver el nacimiento de una leyenda, una historia que se recordara para siempre y que hoy, a casi cinco años de distancia, nos vuelve a crear un nudo en la garganta. Todos pudimos apreciar el nacimiento de ADN9, y su primer gol, el más emotivo de todos. ADN9 corrió hacia el banderín en la zona donde se une Preferente y General, elevando su mirada al cielo y con él los miles de aficionados presentes en el estadio envuelto en llanto.

La historia ya la conocemos, ADN9 fue pieza fundamental de dos títulos de liga y 3 de Concacaf, se despidió de Monterrey para el Clausura 2013, su última gran noche fue aquella del 1 de Mayo del 2013 en aquella mágica remontada frente a Santos en la final de Concacaf para lograr el tricampeonato.

Hoy 15 de noviembre se cumplen 5 años de que Toño nos dejó físicamente, y como si el destino tuviera algo preparado, Aldo vuelve esta misma tarde a la cancha del Tecnológico. Personalmente, tanto Toño como Aldo, son personas que admiro, pues ambos le dieron mucho al club y como rayado estoy sumamente agradecido, como creo que lo está el resto de la comunidad Rayada.

Grande Toño, grande Aldo, el día de hoy hay que rendirle homenaje a dos grandes de nuestro futbol, dos regiomontanos que supieron poner en alto el nombre de nuestro club y ciudad, Antonio De Nigris y Aldo De Nigris, o como se les conocerá por siempre, ADN9.

Foto| Mediotiempo