Rayados: El “Capo”, el “Gordo” y el enigma del ataque.

El sábado pasado el equipo consiguió la primera victoria de local en este clausura 2015. Al igual que torneos anteriores, más que certezas e ilusiones, el equipo dejó a la fanaticada con la duda sobre como enfrentará las 15 jornadas restantes y si alcanzará para ser protagonistas. No cabe duda que los rayados no estamos del todo contentos con el funcionamiento del plantel, al menos en el último año y medio.

El partido contra Pachuca fue un juego como cualquiera de los últimos dos campeonatos, un equipo con potencial que parece no terminar de explotar, sólido en la defensa, pero con un trabajo ofensivo que no ha cuajado del todo. El cuadro inicial demostró la falta que nos hace un “9”, un referente en el ataque. Vimos como Chará, Dorlan y posteriormente Cardona, entraron a pisar un terreno distinto a donde se sienten cómodos y juegan habitualmente y eso se vio reflejado a la hora de armar los ataques. Los cambios del segundo tiempo dieron un poco más de idea al equipo, pero fueron los esfuerzos individuales, una vez más, los que terminaron por sacar el resultado.

Los que acudimos al Tec pudimos presenciar de primera mano la actuación de la tropa colombiana. En este caso, quiero referirme a un par de ellos. Por principio de cuentas, el “Capo” Mejia. Que buen jugador es. El equipo ha encontrado en el seleccionado colombiano el contención del que adolecía desde hace varios torneos. Un futbolista siempre ubicado, atento a los movimientos del rival, preciso al momento de anticiparse, recuperador, de sangre caliente y pierna fuerte al momento de disputar la bola.Pero lo que más me llamó la atención de su actuación es el diálogo que mantiene con el resto del plantel. Durante todo el partido no dejó de dar voces, de ubicar a la defensa, alentar al compañero, manotear indicaciones y dar la pauta y el tiempo al equipo. Sin duda, el aporte de este jugador se hará indispensable esta temporada y si lo respetan las lesiones tendremos una media cancha de cuidado.

El otro, es el jugador que levantó a la hinchada del asiento: el “Gordo” Cardona. Apenas tiene 37 minutos jugados, y es temprano para volcarse en elogios, pues a diferencia de Mejía, es un jugador más joven en busca de consolidarse. Sin embargo, esa media hora que nos brindó en el tec, es para destacarse. Observamos a un futbolista corpulento, pero de arranque explosivo, con buena técnica al momento de tener el balón y con mucha intención a la hora de asociarse con el resto de la delantera. Que decir del tiro de media distancia, ese gol del debut fue una joya de otro partido. Si bien parece un poco fuera de ritmo y habrá que esperar a que tenga más minutos para apreciar mejor sus cualidades,  este sábado pasado, por un momento, sólo por un momento, tras ese tiro de fuera del área, el movimiento de las redes, y la explosión de miles de gargantas a mi alrededor, me sentí como cuando el otro “Gordo”, el chileno, nos hacía soñar y delirar en las gradas del Tec.

Por: @Al_rayado