Rayados de Monterrey: “Correspondencia a Severo”

Nuestro equipo cada vez juega peor o más bien, no juega a nada… ¿será porque la instrucción principal es solo entrenar durante la semana y no enseñar, instruir, permear al jugador sobre un estilo de juego definido que se empape de eso durante la semana y en los partidos oficiales desempeñar todo lo ejecutado previo?.

¿Hacia dónde y cómo correr? ¿Cómo me comporto ante la pérdida del balón? ¿Defiendo por zona o por hombre? ¿Cómo genero superioridades a la espalda de la línea que te aprieta? ¿Entrenan lo suficiente con el balón, es decir…el entrenamiento simula las condiciones técnico-tácticas del próximo partido? ¿Se entrena como se juega? ¿En cada minuto de entrenamiento están presentes los principios de juego que propone Barra? Los hechos en un campo de juego no son fortuitos, sino la consecuencia de tus intenciones, de lo que prácticas y trabajas en la semana.

Todas estas preguntas me vienen a la cabeza, no sé usted estimado lector, pero este que escribe no encuentra cuadratura alguna y no encuentro respuestas. ¿Por qué manosear tanto al jugador?, por ejemplo, ¿Cardona de extremo izquierdo?…esto es equivalente a contratar a Messi y colocarlo de lateral derecho, ¿no cree usted?

Ahora leo las declaraciones de Severo y me da una impotencia bárbara, cree que con ganar se borra esto, callar críticas por el simple hecho de un resultado, no…esto va más allá de un triunfo y la prueba es el partido vs Pachuca, si se ganó pero el aficionado ya no se conforma con eso, es ganar y convencer, ganar y gustar…ganar con ESTILO. Severo, el aficionado no es inocente y no se cree más esas mentiras de que ganando se olvida todo. Basta ya de hablar bonito ante los medios.

Octavio Paz, pensando en su México, explicaba:
“Mentimos por placer… La mentira posee una importancia decisiva en nuestra vida cotidiana, en la política, el amor, la amistad…en el fútbol. Con ella no pretendemos nada más engañar a los demás, sino a nosotros mismos. De ahí su fertilidad y lo que distingue nuestras mentiras de las groseras invenciones de otros pueblos… Mentimos por fantasía, por desesperación o para superar nuestra vida sórdida…”.

Y no mentía ni exageraba, como tampoco es una locura afirmar que sus palabras podían adaptarse a nuestro fútbol sin editarle una sola coma. Mentimos cuando vendemos la falsa noción de que nuestro torneo es mejor cada día; faltamos a la verdad cada vez que defendemos el mal juego de nuestro equipo; y mentimos cuando, con golpes en el pecho, afirmamos que ganando se callan las críticas. Hemos mentido siempre porque somos víctimas de mil complejos, y cualquiera de nuestros triunfos lo llevamos al territorio de la épica. Y mentimos porque culpamos al extranjero, entre otros, de nuestros males, pero nos desvivimos porque nuestros futbolistas y deportistas hagan vida en esos torneos en los que pueden asegurar su futuro.

Pero nos negamos a aprender. El ejemplo español o el alemán, cada uno respetuoso de su contexto, pero con la tenacidad y la continuidad como vasos comunicantes, no nos interesan. Los admiramos por sus triunfos sin reparar en el camino recorrido, por como hablan más en la cancha que ante todo. Pareciera que el desprecio por la planificación es un requisito para alcanzar el poder, vaya paradoja: ser exitoso despreciando las herramientas reconocidas para llegar al triunfo. Estamos enfermos y no nos abrigamos.

En nuestro contexto. La prensa, la afición, todos exigimos resultados y un entrenador, carente de personalidad y menos vocación, entra en la peligrosa danza que proponemos nosotros como verdugos de los procesos. Si el objetivo es solo ganar pero sin jugar bien, sin un estilo, ¿entonces para que defender este proceso?
El objetivo debería ser “Jugar bien”. Si manejas un ESTILO y si aun así te lleva a una derrota, al final del camino ese estilo te compensará con ideas, convicciones y por consecuencia con un resultado favorable.

PD ¿Lo más importante en el fútbol es el resultado? No, lo más importante es el ESTILO. Sin él, seríamos invisibles. Es lo que nos identifica. Jorge Valdano.

Arriba el Monterrey

By @Orlix77