Rayados: ¡Espectáculo Señores!

El espectáculo, contrario a lo que declaró alguna vez el señor Manuel Lapuente, sí es una parte importante del fútbol.

Como aficionados a este deporte, lo que buscamos además de que gane nuestro equipo es que emocione, que arriesgue y que brinde juegos de alto nivel para que incluso aquellos que no son fanáticos de la escuadra se interesen por seguir sus partidos.

El último equipo en el balompié mexicano que logró eso fue el León de Matosas. Agradable, entregado, táctico y sobre todo, con gol.

¿Hace cuánto que Rayados no gana, gusta y golea? La verdad, desde la final de la Concachampions contra Santos.

Pero sin ponernos muy exigentes, diría que el último partido agradable que dieron fue precisamente contra la última etapa de ese León de Matosas, cuando los panzasverdes ya venían en decadencia. Jornada 11 del torneo apertura 2014, el resultado: Rayados 3 – 1 León.

Con Dorlan en su mejor momento anotando dos goles, ese equipo mostró orden y contundencia, quizás ya evidenciando algunas deficiencias en lo táctico que se acrecentaron en las siguientes jornadas. Desde ahí, 30 de septiembre del año pasado, el equipo cayó en un bache del que no ha podido salir.

La estadística es contundente, en temporada regular, de ese encuentro a la fecha se han jugado 11 partidos. Sólo una victoria. El torneo anterior se cerró con dos empates y cuatro derrotas.

En el actual, el triunfo contra Pachuca y el empate con Veracruz juntan los 4 puntos que se suman y que mantienen al plantel en el lugar 15 de la clasificación.

El equipo ha perdido la capacidad de sorprender a la afición, al menos de una manera positiva. Cada partido en el Tec o de visita se ha convertido en un pasmoso sufrimiento con altas dosis de enojo y tensión.

La baraja de técnicos que se han manejado en la semana para sustituir a Barra (Meza, Juande, Michel), no son garantía de que el equipo pueda jugar espectacular como quisiéramos. Pero dadas las circunstancias el cambio traería confianza, esperanza y un mejor accionar, al menos de manera temporal. Esperemos que el ajuste se dé y se pueda trabajar poco a poco en armar un sistema de juego.

Pero mientras eso sucede, si queremos espectáculo tendremos que seguir el consejo de Lapuente y comprar boletos para el circo.

Por.- @al_rayado