Rayados: Mi primer día en el TEC

Era un 5 noviembre de 1994 el primer día que mi mamá me llevo al Tec, tenía 9 años de edad, una tarde asoleada mi madre temerosa por llevarnos a mi y a mi hermano con la muchedumbre, estábamos pequeños entramos a la zona de general, nos ubicamos por la puerta 12 desde allí vimos el partido.

Nunca olvidare ese empate a dos goles con el Cruz Azul de Carlos Hermosillo y mis Rayados de la Bomba, Patiño, Verdirame y Tato Noriega, como olvidar cuando de niño me llevaba al estadio mi tío Hector, para ver a equipo.

Cada vez  crecía este amor se hacia cada vez más grande, este 2015 decimos adiós Tec, y solo me queda recordar todo lo que pase en la tribuna como fiel seguidor,  cuantas veces aguante las avalanchas en la adicción, cuantas veces salí con mi garganta lastimada por alentarte hasta el final, cuantos amigos conocí en esos tablones desatornillados, cuantas veces me arriesgue meter banderas burlando la seguridad, cuantas veces no abrace a gente rayada desconocida por esos goles, como olvidar todas las tardes felices contigo Tec querido, ¿te acuerdas cuando levantamos el papel y en el sonido local y Walter Erviti hablando? Las jugadas mágicas del Guille, los desbordes de Kbrito Arellano, el ímpetu de Toño Denigris, la fuerza de Rotchen, las atajadas de Jona Orozco! ¿Te acuerdas de aquel telón que cubría todo general con la frase “La Grandeza de este equipo se refleja en su gente? ¿Te acuerdas cuando cantamos el himno a todo pulmón mientras ondeaba orgulloso mi bandera azul y blanco? ¿Te acuerdas cuando estaba triste en el medio tiempo por ir abajo 3-1 contra Cruz Azul en la final del 2009? Te acuerdas cuando Suazo nos regalaba ese campeonato con ese golazo driblando a medio equipo  Santos Laguna? ¿Te acuerdas de esa remontada en la final que nos daba el pase al Mundial de Clubes?.

Como olvidarme de toda la cerveza que caia al festejar los goles, como olvidar que cada vez que anotaba Guille lo festejaba con la adicción, Cuantos momentos querida casa, como no me va doler partir, si quedara todo en mi memoria, tendré la emoción de algún dia voy a contarles a mis hijos lo que vivi en ese estadio lindo y humilde,  ahora solo puedo sonreír y decir GRACIAS TEC, gracias por ser mi segunda casa por siempre, gracias porque vivi infinitas emociones que las llevare por siempre en mi corazón.

Por.- @geracfm