Rayados: #GraciasTec Se nos acabo el veinte

El sábado se jugará el último partido de temporada regular en el estadio Tecnológico, y probablemente sea también el del adiós definitivo del inmueble que los Rayados llamamos casa durante décadas.

Mucho se ha hablado del nuevo estadio y de los retos que vendrán para el equipo cuando se estrene. No sé a ustedes, pero a mi me dará una nostalgia enorme este sábado.

Amo ese estadio, con todo y sus bancas en mal estado, las goteras, los escalones despostillados y ese foso que nos aleja más de la cancha.

Fue el primer estadio que conocí, y fue amor a primera vista. El entrar por el túnel, salir a las gradas y ver ese pasto, siempre ha sido especial como la primera vez.

En esa, nuestra casa, vi las mejores y las peores épocas del equipo.

Las proezas y descalabros de tantos ídolos: Bahía, Martelotto, Moriconi, Verdirame, el Cabrito, Lucho, Guille, Erviti, Suazo, y un largo etcétera desfilaron por esa grama haciéndonos vibrar y cantar decenas de goles.

Vaya, hasta una parte del “Tano” descansa en ese césped.

Los campeonatos de liga, la copa y la vibrante concachampions, nos permitieron ver al equipo dar la vuelta olímpica y gritar hasta desgañitarnos.

También, hay que decirlo, sufrimos con la batalla del 9 de mayo por el no descenso contra Puebla, las finales de Toluca y Pumas que no pudieron ser, todo quedará marcado en la historia.

No lo niego, extrañaré mi banca de preferente, el llegar dos horas antes del partido para separar lugar.

Echaré de menos  a tanta banda que con los años formaron una comunidad, y que ahora quedaremos desvalagados en el nuevo estadio.

El inmueble tiene sus horas contadas, en meses, ese estadio desaparecerá. Será demolido para dar paso a un área verde y más aulas del Itesm. Los nuevos tiempos acabarán con él.

No quedará piedra sobre piedra.

Pero nos llevaremos la pasión, el espíritu y la buena vibra que genera la comunidad rayada, hacia nuestra casa definitiva.

Vendrán nuevos tiempos, se escribirán nuevas historias.

Y cuando en algunos años, sólo quede el recuerdo de lo que fue el Tec, los que fuimos testigos de las proezas que ahí se realizaron hablaremos con orgullo de la etapa de Rayados en esta, su primera casa, y diremos con orgullo: Yo lo ví, yo estuve ahí.

Por.- @Al_Rayado