Rayados: Tocando fondo

Este pasado sábado se vivió uno de los momentos más deprimentes en los últimos años del Club de Futbol Monterrey, esto especialmente por la forma en que se perdió el clásico regiomontano en su edición 105 junto a los resultados que han obtenido durante los últimos meses.

Durante el primer tiempo del clásico, Rayados fue un equipo diferente al que había sido el resto de la temporada, demostrando un buen futbol y jugándole de tú a tú a Tigres, sin embargo, la expulsión deEfraín Juárez, a quien le faltó entender que no era solamente un partido más, provocó que el equipo se viniera abajo.

Para la segunda parte La Pandilla no existió, no tuvo una sola llegada y los cambios de Mohamed no fueron los indicados. Monterrey volvió a ser el mismo que en partidos pasados.

El perder este clásico significo un dolor mucho más intenso, pasó del dolor y frustración de semanas anteriores a desilusión y desesperanza, especialmente por el desempeño y la actitud del club a lo largo de la temporada.

Sin duda alguna Monterrey vive uno de sus momentos más difíciles,  se podrá decir que han habido momentos peores como una lucha por el no descenso o temporadas de ser sotaneros, sin embargo, este es un momento de increíble dificultad para el equipo por la falta de identificación y de representación.

Hoy en día ya no hay un Suazo en el cual depender o un ‘Cabrito’ que maneje las cosas, inclusive con la incorporación de Basanta no se ve a ningún jugador que lleve al equipo o que funja como representante e ídolo del equipo.

Hoy en día ni siquiera tenemos ese estadio que nos hacia sentir en casa porque a pesar de lo bello e increíble del nuevo estadio, falta todo un proceso de adaptación para sentirlo como el hogar que era el Tec, no sólo nosotros como aficionados, sino también los jugadores.

En este momento siento a mi equipo, a mis Rayados de toda la vida, perdidos como no los había visto hace mucho tiempo. En el presente se vive de la entrega de Funes Mori y las atajadas y amor a la camiseta de Jona, pues a nadie más parece importarle.

Vienen tiempos difíciles para el equipo, estamos tocando fondo y tal vez eso sea lo que necesitamos, por eso mismo, es el momento de ponerse la camiseta con más orgullo que nunca y demostrar que aquí estamos, porque estos son los momentos que demuestran que somos la mejor afición de México y la más fiel, porque a pesar de no soportar como esta el equipo ahora, siempre estaremos alentando a nuestros Rayados, en las buenas y en las malas.