Rayados: Un equipo bipolar

Por.- Eduardo Shabot @EShabot17

De manera decepcionante, Rayados salió derrotado 3-1 ante Querétaro este viernes, siendo un equipo completamente diferente al que se vio en las últimas semanas.

No cabe duda que Monterrey no tiene lo necesario para salir campeón esta temporada, pues es inadmisible ser un equipo tan bipolar, ganando encuentros 4- 0, 4-1, 3-1 entre otros y perder algunos 3-0 y 3-1.

La semana pasada se vivía euforia por la calidad de la delantera dentro de Rayados. Hoy es necesario analizar la parte negra de esta situación, en la que el equipo depende de tres jugadores para salvar los resultados.

La defensa de agua que tenemos, en las famosas palabras de Ángel Reyna, es la kriptonita del club, que parece no tener idea de que esta haciendo. Cada gol en contra causa más molestia por ver la manera tan ridícula en la que está parada la defensa en dicha jugada. No cabe duda que si nuestra Pandilla quiere ser un cuadro constante tiene que hacer varias modificaciones defensivas, empezando por encontrar al sustituto de Juárez.

El mediocampo no está tan mal ordenado, pero es un claro ejemplo de la realidad del equipo, que a veces puede ser la mejor del futbol mexicano y en otras ocasiones no tiene ni pies ni cabeza.

Monterrey tiene que hacer muchos cambios, pues aunque es increíble ver la efectividad de Cardona, Funes Mori y Pabón, la inefectividad del resto del plantel no nos permite ser una escuadra de peligro.

Esta temporada el equipo fue un simple espejismo de lo que puede llegar a ser y por momentos dejó claro que hay cosas por mejorar en el plantel.

Con el torneo ya en su recta final, y con un difícil pase a la liguilla, es la oportunidad de que con calma, Mohamed busque corregir todas las cosas que el equipo esta haciendo mal y empiece a buscar refuerzos.

Ya se ha estado hablando de contrataciones como la de Carlos Sánchez que le daría mucha ayuda al club, sin embargo, hay más cambios necesarios que se deben de hacer y el próximo periodo de transferencias es fundamental para poder arreglar al equipo y dejar de ser de una vez por todas un equipo bipolar y convertirnos nuevamente en los Rayados constates que buscan el título.