ADVERTENCIA: EL CLÁSICO LO ES TODO

Un Monterrey completamente diferente al que conocimos las pasadas siete jornadas, obtuvo su segunda derrota del torneo al caer estrepitosamente 4-0 frente a Cruz Azul en la capital mexicana, misma que año con año nos demuestra que es la kriptonita de este club.

Preocupante es que de las dos derrotas que llevamos en el torneo, ambas hayan sido por goleada y que La Pandilla ni haya podido meter las manos.

Más preocupante es aún que Tigres siga mostrando un futbol de categoría pues de NINGUNA MANERA PODEMOS PERDER EL CLÁSICO, ni siquiera empatarlo.

Este próximo sábado se juega el clásico 106, un clásico que será recordado por ser el primero que se juega en la nueva casa de Rayados, un clásico al que se llega invictos en casa en torneo regular desde su inauguración, un clásico al que llegan los dos equipos en un momento enorme y más que nada un clásico que se tiene que ganar para demostrar que somos mejores que el actual campeón del futbol mexicano.

Este próximo partido lo es todo, podemos ganar todos las jornadas pendientes pero si el clásico no se gana, esto pierde mucha importancia.

Esta última jornada despierta alarmas en los aficionados rayados, pues mientras Tigres golea, Monterrey es goleado y por lo tanto se llega al clásico con diferentes mentalidades.

El clásico se va a ganar en la tribuna, de eso no me cabe duda pues a pesar de la derrota ante Cruz Azul, esta afición nunca abandona y menos antes de un clásico, pero más importante es ganarlo en la cancha.

En el próximo duelo en el BBVA se tienen que ver goles de Funes Mori, jugadas de Cardona y asistencias de Pabón y Sánchez, el nombre Gignac no debe ni de aparecer en los periódicos el día siguiente. ESTE CLÁSICO TIENE QUE SER COMPLETAMENTE RAYADO.

Todos los clásicos son importantes, eso lo sabemos, pero en esta ocasión el clásico significa más para nosotros, estamos en nuestra nueva casa, invictos en liga, estamos de punteros y tenemos que demostrar que somos superiores a Tigres, pues que mejor momento para ganar un clásico que cuando el rival es el actual campeón, demostrando quién es el verdadero rey de Nuevo León.

¡ADVERTENCIA JUGADORES! ESTE CLÁSICO SE TIENE QUE GANAR.