Rayados del Monterrey: ‘Chará mejoró el ataque’.

Cuando dieron la noticia del regreso de Yimmi Chará al equipo muchos pensaban, entre ellos yo, que vendría a ser un buen revulsivo, algo de lo que se carecía el torneo pasado con Barrera, Neri etc.

Y así fue como comenzó el torneo, siendo un cambio de lujo para el turco. Dentro de las primeras jornadas hubo partidos que inicio de titular pero no fue hasta la fecha 10 vs Santos en donde nos sorprendió a todos y ya no soltó la titularidad.

En su primer etapa con Rayados, Yimmi fue muy criticado por sus actuaciones, en aquella ocasión venía más como solución que como un refuerzo más, eso y aunado al paso del equipo terminó por no dar buenos dividendos. Sin embargo su retorno sirvió como revancha para él demostrando con varias actuaciones óptimas su valía.

Pero ¿Que se mejora con Chará cuando es protagonista del 11? Hace mucho tiempo no se tenía un jugador de estas características en el equipo. Alguien que con su versatilidad, diera más opciones de juego: Amplitud, progresión del juego, cambios de orientación, desborde, jugar de espaldas al marco etc.

Yimmi con su 1.65mts. Es tan completo que ha sido capaz de jugar en varias posiciones, destacando especialmente como segundo delantero, debajo de Funes Mori y por dentro, en una especia de tándem; para a continuación convertirse en un volante por derecha alternándose con Carlos Sánchez. Su efectividad de pase es de un 76% y una distancia recorrida promedio por partido de 9.1 km.

Su juego ha convencido tanto al turco que ha descubierto en él un gran talento con un potencial enorme: la capacidad de dirección, su sentido del juego y ritmo, cómo perfila el cuerpo, recibe con una pierna y la pasa con la otra, oficio para la cobertura y un sentido difícilmente describible para intuir cual debiera ser la siguiente acción. Mohamed ha detectado la hechura de un gran jugador en donde, incluso, le da para jugar de otra manera como equipo, el ataque es más de combinaciones en las salidas que de salto de líneas.

Por ejemplo, el equipo ha sabido romper con el pressing del rival mediante las paredes simples y compuestas, cuando baja apoyar a media cancha en la progresión de jugada con desmarques de apoyo, la velocidad en su juego que le permite salir eficazmente de la presión del rival, su amplitud ofensiva y dispersión vertical provoca la aparición de pasillos de penetración que permiten la salida efectiva al pressing, los cambios de orientación hacen que imposibiliten la focalización defensiva del rival. Por último, su ritmo de juego alto permite estar a la altura de la presión defensiva cuando no se tiene posesión.

Para ilustrar lo que se comenta, les comparto unos videos enfocados al aporte que con su fútbol Chará nos ofrece:


Puedes seguirme en Twitter: @Orlix77