Sin margen de error

Una de las partes más importantes de un torneo se da antes de iniciar, la planeación conlleva muchas horas y muchos escenarios que deben ser pre-observados para buscar las posibles soluciones que puedan desarrollarse para cualquier problema durante liga, copa y liguilla.

El inicio del 2016 marcó también el inicio de un buen torneo en números para Rayados, terminaron en la parte más alta de la tabla general y llegaron hasta la final, pero la realidad es que ese equipo no jugaba tan bien que digamos, a propios y extraños les causaba dudas si ese estilo de juego era realmente sostenible o iba siempre a depender de una genialidad individual.

Sabemos que los partidos son de los futbolistas, que el técnico no les dice que pase dar ni cuándo tirar, pero también entendemos que una idea de juego ayuda mucho más a que los jugadores estén arropados bajo ciertas vigilancias defensivas, que se trate de atacar mediante automatismos no mecanizados para tener una idea de qué hacer para entender qué corregir cuando se falle y no dejarlo todo a la intuición.

Durante el torneo que recién terminó donde Rayados lamentablemente no logró calificar, pudimos ver un fútbol mucho mejor desarrollado dentro de la cancha; en muchas ocasiones cuando se estaba lejos de la portería rival pero mirando de frente hacia la misma y había muchos rivales en frente, se optaba por un balón largo. Ahora parece haber mucha más calma para dar un toque hacia atrás, volver a pensar qué hacer y darle la vuelta a la jugada si es necesario. Son pequeños detalles que poco a poco hacen más estable a este equipo.

Diciembre trajo consigo (por ahora) a seis refuerzos, cada zona tiene un nuevo elemento, reforzar cada línea del campo no es una labor nada sencilla porque ya existe un grupo amplio de futbolistas y hay que ir insertando piezas que tengan coherencia y que tengan calidad para jugar en este gran equipo. Y estos seis fichajes cumplen con esas características, porque aunque no son las “bombas” mediáticas que todos quieren, son futbolistas muy útiles que hacen muy bien lo básico, y eso habla bastante bien de ellos. A veces buscamos las grandes estadísticas y palmarés, pero lo trascendente es que: den buenos pases, recepcionen bien el balón y sepan darle una lectura acertada a cada situación que se dé.

Con Rayados y con cualquier equipo del mundo es difícil dar un pronóstico de cómo le irá en torneo e incluso en un partido, pero con esta planeación el margen de error disminuye. Espero que Monterrey sea protagonista a partir del buen fútbol y que puedan sostenerlo por mucho tiempo.

Recuerda que puedes seguirme en Twitter: @edutorresr