Rayados de Monterrey : Ganar jugando bien

Por : Antonio González

Twitter : @AGA26A

“Se pregunta mucho, ¿ganar o jugar bien?. Creo que debería afirmarse: Jugar bien para ganar y no interrogar entre dos opciones”-Marcelo Bielsa

Después de 4 empates consecutivos en el Torneo Clausura 2017 de la Liga MX, los Rayados de Monterrey llegaban a su encuentro con la Jornada 6 con ganas de mejorar en su fútbol frente a unos Pumas que poco a poco comenzaban a mostrar de lo que estaban hechos de la mano de Juan Francisco Palencia.

Siguiendo la línea de los últimos partidos, Antonio Mohamed sacó al campo un 4-4-2 con Efraín Juárez como volante de amplitud, una posición inusual para él pero que más tarde nos quedaría claro el porqué lo alineó el “Turco”.

El partido empezó parejo, Rayados presentó un plan reactivo fiel al estilo del entrenador con una defensa posicional baja, repliegue intenso, pases largos a segunda línea y tiros de larga distancia. Esto debido a que Pumas jugaba bien y controlaba tanto el ataque posicional como la posición, así que el plan para atacar de Rayados era aprovechar los pelotazos y las transiciones ofensivas.

Los minutos continuaban pasando y el equipo de a rayas poco a poco empezaba a controlar el partido, generando más ocasiones que los de la UNAM pero fallando la mayoría frente a portería. Aún así, el mérito de intentar no debía de ser despreciado, debido a que, tarde o temprano, el gol iba a caer. Y así fue en el segundo tiempo.

Un doblete de Dorlan Pabón lleno de inspiración le dio el partido a Rayados, que venció 2-0 a los Pumas consiguiendo una victoria después de más de 1 mes de no hacerlo en Liga. En el segundo tiempo Monterrey jugó mucho mejor que lo que hicieron en el primero ante el cuadro universitario, que perdió la propuesta ofensiva y decidió replegarse,

Es cierto que la inspiración fue clave en la victoria de Rayados, pero el buen juego y el planteamiento de Mohamed resultó ser efectivo. Desde mi punto de vista personal no me gusta el estilo de juego de éstos Rayados con Antonio Mohamed, pero el resultado ahí está y lo consiguieron unidos como una familia jugando bien al fútbol en lo anímico y en la cancha.