Rayados del Monterrey: La optimización de recursos como su arma.

1.- En el fútbol no hay verdades absolutas. Cada partido exige un análisis. Algunos responden a una tendencia, al paso del tiempo y de algunos sucesos determinados. Otros no. Incluso dentro de un mismo partido. Por eso Rayados firmó con un buen gol el primer tiempo y un segundo discreto donde controló a uno de los equipos que mejor juegan en la liga mexicana.

2.- Lo mejor que le pudo pasar ahora mismo a Rayados es tener un rival al que le guste jugar y que se arme en torno al balón. De inicio, Turco diseñó un once con más capacidad para permanecer ordenado que de costumbre, con Celso y Molina en el mediocentro defensivo, otra vez alternando perfiles y uno salía y otro se quedaba, dando ese equilibrio que hoy por hoy tiene el equipo, con Cardona y Pato como volantes dando esa cuota de peligrosidad en el pase vertiginoso y además ayudando en la recuperación. Volvió Basanta a la central de la defensa. Chema supone jerarquía, ya con menos condiciones físicas, pero con más autoridad sobre la camiseta y sobre los compañeros que Nico.

3.- El primer acto fue con un equipo Rayados que armaba el ataque directo, fiel a su costumbre. Las diferentes llegadas la marcaron detalles en forma de remates peligrosos de Pabón y otro por ahí de Castillo en donde el Conejo hasta en 2 ocasiones le quitó rumbo de portería al balón. Pachuca fue un equipo soso, que trataba de construir en mediocampo infructuosamente.

4.- Molina-Celso, con su complementaria presencia, liberaba a los volantes en ataque y daba cobijo a los centrales. Ser central de Rayados jugando un 4-4-2 con un mediocentro más defensivo (Molina) puro y por otro lado, una dupla con Celso que le da esa salida con su toque de primera y efectivo que con dos delanteros (a veces 3), normalmente despreocupados de defender, se está convirtiendo en vivir inmersos en una película de esas que sabes que el final será feliz. Hoy se contó con las ayudas al compañero de Pato en donde con su ida-vuelta hace que el equipo sea más solidario en el esfuerzo.

5.- Dorlan Pabón es un jugador superlativo inmerso en el sueño que todo el mundo albiazul añora: Ser campeón. Él está contribuyendo de la mejor forma que se le conoce para ello: ‘El Gol’. El equipo le necesita mucho y él mima tanto al escudo que cada que anota besa estos colores. Hay días en los que olvida muchos de sus fantasmas y se libera. Contra el Pumas firmó en 2 memorables disparos cuando el juego estaba cerradísimo, hoy lo vuelve hacer para irse al descanso con mayor tranquilidad y preparar un 2do T de contrataque puro. Ha marcado cinco goles en esta temporada y hoy celebra su liderato de goleo en su partido 100. Es extraordinario. A estas alturas él no ha cambiado. El tiempo le ha hecho un jugador cuyas virtudes van más en beneficio de él, de buscar siempre su gol al del del juego colectivo. El reto de Tany es sacar provecho siempre de esa situación.

6.- El Pachuca no pudo sujetar el vendaval. No tuvo un tronco al que agarrarse en medio de una tormenta perfecta de equilibrio, atacó poco y en cambio fue vulnerable en retaguardia. Sin Chucky y con él, con equipo titular o alterno, al Pachuca se le ganaba de cualquier forma, esta versión de Rayados parece convencer. Rayados comenzó a superar al Pachuca en el juego de recuperación alta en todo el primer acto, siempre había un jugador cerca de la pelota para la recuperación rápida. Ese fue el primer paso que marcó las diferencias.

7.- Jugar con Funes Mori es hacerlo con un delantero centro. Ese hecho da importancia absoluta a los costados. La Pandilla casi no suele jugar ahí, pero hoy lo está haciendo, con Cardona que se le ve más convencido y comprometido por un lado, y por el otro, el siempre cumplidor Pato, que por su banda es jugar con un cuatro y ocho al mismo tiempo…vaya fuelle el que ofrece. Con él en la cancha, tienes la opción de armar el juego hacia la derecha y buscar un centro al área…una diagonal. Un recurso más, una sinergia, una buena noticia.

8.- El tramo final del partido apareció un equipo devastador a la contra. Pachuca con Jara, Urreta y Chucky ya en la cancha, era un equipo más vertical, pero con menos control. Cada balón perdido del Pachuca fue un contragolpe demoledor del Monterrey, que para entonces ya tenía en el campo a dos dominadores de la conducción y el desequilibrio: Poncho y Chará. Así completó una victoria más.

Y 9.- La plantilla de Rayados no es perfecta. Tiene carencias y rubros a mejorar como lo es el pase completo. Pero aprovechando sus jugadores extraordinarios, que los hay, aunque tácticamente algunos son de difícil acomodo, y la ambición, espíritu y sentido colectivo de otros, el reto es mantener un equipo que pueda luchar con garantías en la fase final en la que mantiene opciones reales de ganar un título esta temporada. Esperemos otra oportunidad de seguirlo demostrando.

Puedes seguirme en Twitter:  @Orlix77