Rayados de Monterrey : Rayados posicional

Después de dos años al frente del Club de Fútbol Monterrey, aún es difícil, para algunos. ponerle nombre al estilo de Antonio Mohamed, que yo les digo tiene que ver más con explotar el espacio a través de conducciones de balón largas y/o pases directos (contragolpe) este estilo ha probado ser inconsistente en todos lados, no solo aquí en la ciudad, por lo que para dotar de estabilidad al club, habría que cambiar al estilo posicional; lo que desanima a varios, porque creen que los integrantes del plantel actual son incapaces de realizar este fútbol, pero después de observar el encuentro ante Altas de la jornada 11 de LigaMx veo que tal aseveración es errónea, aquí les explicaré cómo puede ensamblarse un esquema, con el plantel actual, que potenciaría al equipo si intentara buscar jugar este fútbol.

1

Para elaborar tal sistema una de mis formaciones favoritas es la asimétrica, que puso de moda Sir Alex Ferguson en el United, debido a que no solo posiciones, si no que los patrones de pase que son distintos a la norma.

No es una novedad que gran parte del equilibrio que se encontró este torneo es por el uso de doble contención, y no en el sentido indiscriminado, que probablemente estén acostumbrados estimados lectores, si no en la correcta aplicación del concepto, donde ni Ortíz, menos Molina, adelantan su colocación en referencia con la línea de la pelota. Ambos realizarian funciones similares a la del plantel actual, con la diferencia que a Celso Ortíz se le encargaría que fuera el corazón del equipo, dictando los avances y el tempo de pase, su co-conductor sería Ponchito González quien tiene las mismas capacidades distributivas, y ambos formarían los ejes horizontales del rombo de control.

El rombo contaría con el apoyo de Funes Mori para que, son su juego de espalda a la portería, sirva de pivote para dejar de frente a las principales amenazas que tiene el plantel, ya sea que encaren a gol, o busquen habilitar un compañero. Y aquí es donde encontramos la principal polémica, uno de los tres principales hombres, no tiene cabida, ya que su incursión alteraría el equilibrio de funciones. Se Pudiera pensar que podría entrar alguno por Ponchito, el problema que esto genera es que se rompería el rombo, ya que por la tendencia de adelantarse de estos tres elementos, ninguno realiza funciones de enlace (lo mismo pasa si lo cambiamos por Celso).

En cuanto a la línea defensiva sería la habitual, dándole rienda suelta a Edgar Castillo para que se agregue y dote de amplitud al sector izquierdo, lo cual será menos peligroso debido a la localización del contención y el volante de amplitud en apoyo.

La formación ideal sería un dextrogiro de esta, con Cardona en el extremo izquierdo y Pabón, suelto, en la mediapunta, pero nos haría falta un conductor extra en la zona del volante de amplitud derecha. Incluso se pudiera experimentar con Carlos Sánchez como lateral derecho, con gran su despliegue aeróbico, dotaría de profundidad a la misma, pero lo ideal sería fichar para usar esta configuración.

La configuración que propongo, sin trabajo y entrenamientos a propósito de lo que se busca, en cuanto a conceptos colectivos, no serviría de nada, sería necesario un cambio, ya sea en la convicciones del técnico o del individuo mismo, para buscar el fútbol hace grandes a los equipos, la decisión estará en las manos del novel dirigente Duilio Davino, si se deja impresionar por la inmediatez del resultado o si va más allá de lo evidente.

Sígueme en mi twitter : @jlopez49