Rayados de Monterrey: Cardona y su rompimiento

Edwin Cardona volvió a acaparar los reflectores en el clásico regiomontano y lo hizo cuando estuvo fuera del terreno de juego.

Por decisión técnica el colombiano fue a la banca y al final del primer tiempo hizo evidente su molestia, al estar separado del grupo.

Apenas concluyó el primer tiempo y Cardona caminó a paso lento detrás del cuerpo técnico rumbo al vestuario, ingresó detrás de sus compañeros, esperando recibir la inflación para ingresar de cambio.

Duro poco en la convivencia con sus compañeros y después de cinco minutos regreso al terreno de juego, pero mientras sus compañeros calentaban en la cancha el se fue a sentar en la banca, ahí permaneció unos minutos, cruzó la pierna y se llevó la mano a la barbilla, evidenciando su rompimiento con el cuerpo técnico.

Antes de que arrancara el segundo tiempo se integró al trabajo de los jugadores suplentes, pero lo hacía con un ritmo distinto, gustándose las energías para ingresar de cambio.

Mientras corría el segundo tiempo Cardona volteaba a ver al ‘Turco’, esperando la aprobación para ingresar a la cancha y fue hasta una hora después cuando ingresó en lugar de su compatriota Yimmi Chará.

Cardona fue recibido entre abucheos, tocaba la pelota y la palabra gordo retumbaba entre los aficionados, quienes coreaban esa palabra cada que el sudamericano intervenía en el partido.

Al final marcó diferencia, al realizar el centro que le dio el gol de la honra a Rayados en el lapidario 4-1 que le propinó Tigres al equipo de Antonio Mohamed.