¿Quienes son los culpables del veto al estadio?

¿Quiénes son los responsable del veto?

Analizando con cabeza fría sobre el veto al estadio BBVA Bancomer, veo 2 factores.

El primero, el Club de Fútbol Monterrey apostó por una estrategia de no tener un lugar específico para la porra o barra visitante, si conseguían lugar deberían comportarse y respetar el inmueble como todos los que asistimos a los partidos.

Me parece buena medida, para tratar de que el estadio sea familiar, pero me di cuenta que aún no estamos para eso, la estrategia se vino abajo cuando permites la entrada a aficionados rivales que ya tenías fichados por anteriores disturbios en el estadio, pecaron de inocentes, y sumando que no contábamos con que los mismos “aficionados rayados” iban a vender sus entradas al acérrimo rival, ese es mi siguiente factor.

¿El Club de Futbol Monterrey debe seguir con esta estrategia o asignar un área para la porra visitante?.

Como Rayado me molesta haber tenido en casa demasiadas casacas amarillas, el “debemos defender nuestra divisa” se vendió por unos cuantos pesos.

Si, tu “aficionado rayado” que revendiste tu entrada al rival eres culpable de este veto.

Cada quien es responsable de cuidar su lugar en nuestro estadio, pero esto es un factor de “causa y efecto” en un juego de alto riesgo, le das la llave de tu casa al rival para que entre y se mofe de tu gente, claro que iba haber repercusiones, a ellos les salió muy bien su jugada y ahora tenemos un estadio con veto. En este tema solo espero que el Club de Fútbol Monterrey detecte los lugares que fueron ocupados por la barra rival en donde ocurrieron los disturbios para que a esos que revendieron se les retire el abono y no tengan derecho a la renovación, para que aprendan la lección y piensen dos veces antes de volverlo hacer.

Siguiendo con el factor “causa y efecto” era evidente que la pasión en un partido de alto riesgo se podía desbordar, aunque no es justificante de los hechos. Aplaudo al rival que respeto su triunfo, así como al hermano Rayado que aceptó la derrota y se porto a la altura con el visitante “teniendo un gran respeto a los rivales”. En estos tiempos de tanta violencia y hechos lamentables en el día con día, no manchemos la pelota, que es un deporte hermoso y yo lo disfruto demasiado.

Espero que el Club de Fútbol Monterrey reaccione de manera inteligente y tome acciones puntuales para que no se vuelvan a repetir estos episodios “por uno la llevamos todos” y a nosotros los aficionados jugar nuestro partido y demostrar porque somos la mejor afición de la nación.

¿Qué opinas de esta situación? Compárteme tu opinión.

¡Arriba el Monterrey!