Rayados: Basta de tanto “Hate”

Respeto cada opinión y esta columna no tiene el objetivo de criticar a quien critica, reclama o se manifiesta, a través de las redes sociales o cualquier otro medio, creyéndose dueños de la verdad. Nadie la tenemos en realidad.

Este escrito es para compartirles la manera en que manejo mi afición al futbol, a todos aquellos que en estos momentos no saben si criticar o apoyar al equipo (por no encontrar argumentos para sumar), y el modo con el que trato de disfrutar cada momento que tengo oportunidad de vivir junto a mi equipo, nada de “hate” por supuesto.

Primero que nada, es mi decisión sentirme identificado con mi equipo, nadie me impuso a seguirlo. En lo particular, cuando me enamoré, sentí que los Rayados me identificaban, los colores azul y blanco eran y son mis favoritos; y como viví mucho tiempo fuera de la ciudad, el nombre de Monterrey me enorgullecía  siempre que se mencionaba, es decir, me sentía y me siento parte de algo, Rayados me da ese sentido de pertenencia en el fútbol.

Por otro lado, siempre trato de poner las cosas en el lugar, en el que, desde mi punto de vista, deben estar siempre y les explico a continuación.

El fútbol, para mí, es una válvula de desfogue de todo el ajetreo de la vida misma, siempre he dicho que todos debemos tener esa válvula de alivio de presión, o sea, una actividad que disfrutes hacer y que haga que en ese momento sea lo único que importe, los problemas no se van a ir claro, y ya llegara el momento de resolverlos, pero mientras tengas esos momentos de felicidad, hay que deleitarse. Mis Rayados, además de lo mencionado en el párrafo anterior, también lo es (válvula de alivio de presión).

Hablemos un poco de como evitar el “hate” que se siente hoy en algunos aficionados. Un factor para evitarlo, además de lo anteriormente escrito, es que nos demos cuenta que hay cosas que podemos controlar y hay cosas que no, por ejemplo, puedo controlar mis reacciones ante las circunstancias en la mayoría de las ocasiones, tengo el poder de decidir darle importancia a algo o no, de que las cosas me afecten o no, etc., esas cosas las puede uno mismo controlar. Ahora bien, hay cosas que no podemos controlar, y que ni siquiera deberíamos estar preocupados en controlar porque el simple hecho de prestarles demasiada atención causan pesar, la designación de dirigentes o directores técnicos y la adquisición de jugadores cuando no nos gustan, por ejemplo.

En resumen, ¿Si se supone que esto del fútbol y mis Rayados son una afición que utilizo para generar momentos de felicidad que tanto me hacen falta, como para qué la convierto en algo negativo? ¿Que gano con generar odio y rencor? Eso de querer perder mi nivel de aficionado y querer entrar en la onda de exigir a tal o cual técnico, jugador o directivo, no está dentro de lo que pienso hacer, menos en este momento. Lo entendería de alguien que criticando y generando odio liberan sus presiones o ganen dinero, porque todos somos diferentes, pero siempre he pensado que hay más gente que disfruta lo positivo que lo negativo, gente que le gusta construir en lugar de destruir, y eso me alegra. Expresémonos también pues, la gente que piensa positivamente

¿Cómo sumar pensando positivo? Primero, preguntémonos el por qué somos rayados, una vez hecho esto, situémonos en un hecho y aceptémoslo, en el fútbol nada es democrático, ni se somete a votación (hablando de cómo se maneja un club), valga la redundancia, es simple. Otro hecho, si lo vemos desde este punto de vista, con lo que ha habido en el Club, a través del tiempo, llámese dueños de equipo, dirigentes, directores técnicos, jugadores, etc, hemos tenido momentos de gloria y momentos de derrotas, momentos de certidumbre y momentos de desconcierto, nosotros no los hemos puesto ni quitado en votación y esa circunstancia no la podemos controlar, lo que si podemos controlar en cambio, es nuestra reacción ante la situación del equipo y apoyar las propuestas, sea cual sea la que tengamos, porque esto es incondicional.

No soy insensible, ni trato de ignorar la situación que actualmente se vive, pero le doy más valor a lo que realmente puedo controlar y me motiva a seguir siendo un aficionado como lo expliqué al principio y le doy menos importancia a lo que no puedo, ni quiero controlar.

Por último, les comparto una manera de pensar (Mauricio Quotes diría mi amigo Orlix) que me ha ayudado a disfrutar del fútbol: “Si lo tengo, lo disfruto al máximo, si no lo tengo, lo acepto, me adapto a lo que hay y busco otro momento de felicidad”, hablando de felicidad en el fútbol.

Como comentario final, una amiga fue a Japón hace una semana y me dijo: “Observé que la gente de allá es muy disciplinada, cuando saben que su opinión puede provocar conflictos, no la emiten; es decir, si su comentario no va a sumar, no lo emiten. Y remató diciendo:  ¡México lindo y querido!

¡Te amo Rayados!

 

Sígueme en twitter: @mauricionerid

 

Foto / cortesía Rayados oficial