Rayados del Monterrey: La preparación obsoleta de la pretemporada

Para todo equipo, esta debe de ser la etapa más importante de preparación, aunque nunca, ya sea por falta de conocimiento o porque se crea que es la preparación correcta que hoy en día se realiza, nadie profundiza del tema al respecto.

En décadas pasadas se pensaba en que habría que eliminar casi por completo el contacto con el balón durante los entrenamientos semanales a fin de que sus jugadores llegaran el fin de semana con hambre de pelota.

Bajo estos orígenes, durante un largo tiempo se han manejado estos conceptos. Conceptos como que la pretemporada es el período en el que se debe de “cargar depósito” de los jugadores, depósito que por naturaleza se irá descargando a lo largo del camino tal cual se agota el combustible de un automóvil. Este arraigo de conceptos ha sido manejado tanto por prensa, aficionados, incluso, por profesionales de esta disciplina influenciados por prácticas obsoletas.

Por esta razón observamos a menudo que aún hay equipos que realizan dos o tres sesiones de entrenamiento al día durante parte del mes de junio (equipos de México), argumentando que se trata de adquirir una condición física que sirva para toda la temporada. En algunos casos, incluso hay equipos de primer nivel mundial que se siguen adhiriendo a dichos conceptos.

A principios de los años noventa, un entrenador procedente del atletismo originó una nueva corriente de pensamiento. Fue Paco Seirul.lo (ex-preparador físico del Barcelona) quien cuestionó los preceptos básicos de la preparación física en el fútbol, provocando una modificación sustancial que a continuación han seguido numerosos preparadores en todo el mundo. Haré una aclaración importante: no es que antes de Seirul.lo todos los preparadores físicos entrenaran igual a sus jugadores, sino que fue a partir de la construcción de un nuevo modelo por parte de Seirul.lo que se fue desterrando, gradualmente, el anterior paradigma, implantándose este nuevo.

La pretemporada que deben de tener los equipos, hoy en día deben de tener objetivos bien distintos a los que existían hace dos o tres décadas, y me refiero a la ya tan arraigada pretemporada de playa, que cada cuerpo técnico gestiona como buenamente puede. La preparación de hoy en día debe de tener por objetivo fundamental cohesionar al equipo, dotarlo del conocimiento del juego que ha de practicar y construir las relaciones adecuadas entre jugadores, y de ellos con el entrenador, para poner en práctica el modelo de juego deseado. Dentro de estos objetivos se debe también dotar a los jugadores de un buen estado físico -al igual que técnico y emocional- para afrontar el primer partido oficial. Una vez disputado dicho encuentro, la gestión continuará con la misma dinámica: la mayor parte del trabajo que se realiza va enfocado al siguiente partido. La mayoría de equipos caminan de partido en partido y no mediante zancadas que cubran largos períodos.

De este modo, la pretemporada para Rayados (y demás equipos) tiene que dejar de ser, la época del año de las “palizas físicas” -y sus consiguientes lesiones- y de la “carga del depósito”, para convertirse en el período en que resulta más sencillo que entrenador y jugadores conozcan sus conceptos del juego, valoren y ensayen las distintas ideas, las pongan en acción y las corrijan, para acceder al inicio de la competición con un primer borrador del modelo que pondrán en práctica a lo largo de la temporada.

He leído sobre Fernando Signorini, afamado preparador físico argentino y aprovecharé la ocasión para mencionar algunas ideas que propone en su libro “Fútbol llamado a la rebelión”, cuando se refiere al entrenamiento de pretemporada:

  • Me parece acertada la idea de trasladarse a lugares que cuenten con las comodidades suficientes para desarrollar cuanto tenemos pensado.
  • No considero necesarios, y mucho menos imprescindibles, los accidentes topográficos (mar, montaña, etc.) que pueda presentar el sitio, condiciones que muchos colegas juzgan como prioritarias.
  • Tampoco le doy a la pretemporada la importancia decisiva que otros le atribuyen como factor ineludible para asegurar un elevado rendimiento físico durante el resto del año.
  • Contrariamente a lo que los neófitos imaginan, este período puede ser uno de los momentos más peligrosos de la programación anual, si no se respetan leyes de prevención indispensables en la correcta distribución de las cargas.
  • ¿Por qué los jugadores de fútbol deben realizar esfuerzos que de ninguna manera se asemejan a los que el deporte que practican requiere?
  • Como sugería el doctor Rubén Darío Oliva: “Un campeonato debe prepararse como una guerra dividida en tantos combates como partidos se deban jugar”.
  • No debemos olvidar que el principal objetivo es dedicar el mayor tiempo posible a ensayar la idea de juego elegida por el entrenador.
  • Es tan imprescindible que los sistemas generadores de energía estén en condiciones de expresar sus posibilidades al máximo nivel, como incomprensible constatar que aún hoy hay entrenadores que planifiquen hasta ¡¡¡cuatro sesiones diarias!!! Cuyo contenido principal está basado en despiadados esfuerzos tendentes a lograr “la mejor forma física” ¿…?

La pretemporada obsoleta de la actualidad genera una especie de fastidio (lo sé de buena fuente) y los jugadores pierden interés si hay mucha repetición, sin embargo, como profesionales se tienen que apegar al programa que se sigue en esta fase del año. Decía Paco Seirul.lo que antes, por error, se pensaba que primero había que fabricar un atleta y luego que jugase a lo que sea. Si se quería entrenar la resistencia, se entrenaba por igual en el monte, en el mar.… donde fuese. Y luego adaptaban esa resistencia a su deporte. Y no es así. Así pierdes tiempo y energía, pues cada deporte requiere su tratamiento específico.

Comenta que el fútbol es el deporte que más prima las habilidades del jugador: su inteligencia, toma de decisiones, sensibilidad, comprensión del espacio y del tiempo…
Dice Seirul.lo: A mí los jugadores muchas veces me dicen,
‘Oye, Paco, ¿por qué no entrenamos la velocidad?’. Y les contesto que eso lo entrenamos todos los días, porque el fútbol es eso: velocidad, aceleración… no correr sin más, sino adaptarte a correr respecto al balón y al rival. Tocar el balón con la velocidad adecuada y hacia donde tú deseas.

Leí que el club Xolos tendrá una preparación en casa, lo cual aplaudo y apoyo. Hace tiempo con Benito Floro, Rayados hizo lo mismo trabajando más con la pelota y en vez de “cargar combustible” reforzaban la idea futbolística del entrenador en las instalaciones del cerrito, a ese equipo nunca lo vi con deterioro físico.

Puedes seguirme en Twitter: @Orlix77