Rayados de Monterrey : ¡Al fin! Una defensa de acero

Por  : Eduardo Shabot

Twitter : @EShabot17

Nunca pensé que este momento llegaría. Torneo tras torneo nace la esperanza de que finalmente Rayados deje atrás sus problemas defensivos que sin duda alguna han sido el talón de Aquiles de este equipo a través de los años, pues tan es así, que siempre dependemos de un arquero excepcional para poder funcionar como equipo completo.

Finalmente podemos decir que Mohamed y los mismos jugadores sin querer queriendo encontraron al fin, una defensa poderosa, tanto, como para que el cachorro Montes tuviera que regresar a la banca, y todo esto sin siquiera tenerlo en mente.

Nuestra Pandilla recibió el torneo pasado 18 goles en las 17 jornadas, esto significa que por partido nos hacían ¡más de un gol por partido! Y para la jornada 6, ya habíamos recibió 7 goles a diferencia de los 2 que nos han marcado hasta el momento en este apertura.

Aunado a eso hay que recalcar que el trabajo ofensivo también ha surtido efecto (y como no con ese poderío adelante), por lo que el equipo completo ha logrado hacer que esos mínimos dos goles en contra no afecten los puntos ni objetivos del plantel, algo que antes sucedía a menudo, matando mentalmente al plantel una vez que se iba abajo en el marcador.

La llegada de un renovado Nico Sánchez

Parte de este cambio drástico en la defensa se debe a Nicolás Sánchez, que ante la poca actividad del torneo pasado y las burlas por parte de propios y extraños dejó de solo ser rostro para convertirse en un pilar indispensable de la defensa que en conjunto con la experiencia de Basanta, el retorno de Stephan Medina y el juego de Fuentes, Juarez o Castillo, ha logrado tranquilizar a Hugo González quien pese a ser un arquero mexicano con mucha calidad y futuro tiene ahora la oportunidad de aprender rápidamente de sus errores ya identificados para así poder crecer como portero, mientras que la defensa, imperfecta como cualquiera, debe seguir trabajando los aspectos que todavía fallan, especialmente los tiros de esquina que nos hacen temblar partido a partido.

Nico Sánchez se convirtió de un don nadie que queríamos fuera del equipo y que ocupaba solamente una plaza de extranjero en un defensor con garra e idea que cobró confianza y rápidamente aprovechó la ausencia de Montes por la Copa Oro para quedarse con la titularidad y demostrar que el Turco no se equivocó al traerlo.

Esta defensa pinta bien, una defensa que poco se menciona por el poder y nivel que se tiene al frente pero que sin duda alguna están haciendo de este Rayados el mejor de toda la era Mohamed.