Rayados del Monterrey: El pase largo, ‘El Cómo’ de la victoria.

El pensamiento popular dice: lo que importa es el resultado. Pero debemos matizar la importancia del cómo se consigue.

El cómo debe de ser lo más importante ya que el resultado siempre es y será pasajero y reemplazado. El resultado no es eterno ni duradero. El resultado se sumerge y se pierde en una marea de resultados ya que existen resultados cada día, a cada momento, resultados que camuflajeados, suplen y ocultan otros resultados. Hay más resultados que amaneceres, pero lo que va a trascender no es cuántos amaneceres vives, sino cómo los vives.

Monterrey ha sido un equipo fuera de lo común y con ello el resultado lo exime de heridas. Pero hay que resaltar que existe un aspecto, entre varios, en el cual este equipo se muere en su ‘como’. ‘El pase largo’, vía por la cual hasta ahora, ha sido la fórmula que Rayados ha encontrado para batir al adversario.

Pareciera sencillo el decir, e incluso apreciar la llegada al arco rival en 2 o 3 toques comandados por ese juego directo. Algunos dicen que tirarla larga es un volado y como dice la ley de la gravedad, que todo lo que sube tiene que bajar, pero en Rayados el trabajo que se hace para ello es muy bien trabajado pero mejor ejecutado.

Observemos en este último cotejo como se obtuvo el gol contra Necaxa, otra vez, la vía del pase largo es el cómo de la victoria. Pero no es un pelotazo a la hoya para ver que sale, sino más bien, una juagada de interpretación para confundir al rival en el fuera de lugar.

En primera instancia, la jugada inicia desde los pies del portero Hugo González quién tiene el panorama abierto para la ejecución del primer pase. Para efectuar este tipo de pase se deben tener en cuenta la posición de los defensores rivales, la situación y el sector del campo de juego. Además, es necesario contar con una buena coordinación entre los ofensores ejecutantes para poder dominar las velocidades de desplazamiento, cambio de ritmo, de dirección y sentido que permitirá superar a la línea defensiva oponente.

HGed

La secuencia de la jugada es bastante interesante, observen como después del pase frontal de Hugo los 2 posibles receptores (Avilés y FM) se desplazan en sentidos opuestos, o sea que se encuentran de frente, quién va recibir la pelota (elemento activo) en este caso Funes Mori, juega al límite de la línea y el elemento pasivo que es Avilés y quién se desentiende de la jugada para no generar el fuera de juego (coordinación que se comentó en el paso anterior), con este mecanismo hace que la defensa Necaxista dude pensando que existe el outside cuando realmente lo ventajoso de la jugada es la habilitación de FM de cara al arco rival, aquí es donde interviene el cambio de ritmo y la velocidad de desplazamiento para que, al estar en línea, se pueda superar a la primer línea del rival.

HG2ed

En esta otra toma se aprecia como FM, al momento del toque, está totalmente habilitado para la jugada lícita del gol.

HG4ed

Así pues, el cómo resulta trascendental en la búsqueda de objetivos. Es nuestra elección prioritaria del juego. Es el camino que se decide tomar, el guion que se pretende escribir. El rostro que queremos mostrar. Es nuestra primer y última palabra. Lo que somos y lo que queremos ser y que además depende, en gran parte -y mucho más que el maldito resultado-, de nuestra firmeza, voluntad, propuesta o elección.

Por lo tanto, Rayados ha ganado una identidad mediante el cómo, mucho más importante al resultado, un factor que será sepultado por otro resultado…El Cómo perdura.

Puedes seguirme en twitter: @Orlix77