Rayados: ¿A caso hay otra manera de actuar ante la desgracia?

Al momento que estés leyendo esta columna, podría haber gente atrapada entre los escombros, todavía hay gente que lo ha perdido todo, gente a la que el sismo o los huracanes les ha quitado una parte de su familia, papá, mamá, hermanos, etcetera. Es doloroso, pero hoy en día, así están las cosas.

El primer sismo que afectó Oaxaca y Chiapas, nos hizo mirar hacia otro lado, pero aun teníamos otras cosas que captaban nuestra atención aquí, tal vez no lo sentimos tanto, lo supimos pero hasta ahí. El sismo del 19 de septiembre, que afectó Morelos, Puebla y a la Ciudad de México nos hizo nuevamente mirar hacia ese lado del país. Las primeras imágenes llegaban a hasta nuestra mente y comenzamos a pensar que ahora sí la cosa había estado muy canija, cada vez había más gente en desgracia; los eventos televisados, el de la escuela y la de la hermana que con altavoz enviaba mensaje a su hermano entre los escombros, fueron muy emotivos.

¿Cómo reaccionar ante semejantes sucesos?

Desde aquí de Monterrey, poco podíamos hacer para retirar escombros, pero de manera innata queríamos ayudar, fue un instinto, luego entonces, se comenzaron a abrir los caminos y las vías para la ayuda. Comenzaron los números de cuenta de banco de los Topos, que se encargarían de sacar de los escombros a las personas, la Cruz Roja, Las fundaciones, las televisoras, los tuiteros, etcétera, etcétera.

Así fue como también iniciaron las acciones de la directiva de los Rayados. En lo particular, el estadio y la casa de mi amigo Gallo (sin ofender), fueron los lugares más cercanos a mi entorno para llevar cualquier tipo de ayuda. Pero, además, qué mejor, que canalizar esa ayuda a través de una Institución responsable, mi equipo, Los Rayados, que, dicho sea de paso, fueron de los equipos mencionados por la ayuda al jugador de Murciélagos y que había cumplido.

Las acciones contagian  y era el clamor de las circunstancias que se vivían lo que nos movió.

Por su parte, más allá de lo que la directiva organizaba, varios jugadores y exjugadores por su cuenta, también comenzaron a hacer colectas y a apoyar. Uno de los primeros ejemplos fue Aldo DeNigris aquí en la ciudad y algunos más. A través de su esposa y él mismo, Carlos Sanchez tuvo la iniciativa de ayudar al estado de Puebla con colaboración de un restaurante alusivo a Rayados cerca del estadio. Hugo Puente, otro amigo tuitero (sin ofender), subastó su camisa con las firmas de los jugadores a través de esa red social, una camisa que para él representaba un logro personal. Edil el Gallo, Alfaro, Joel, entre otros, invitaron y recolectaron víveres a través de las redes sociales y las trasladaron hasta el estadio.

fuerza mexico 2 recorte

Aquí mismo, las oficinas de ZonaRayada también fueron un centro de acopio de víveres para los que no tenían la posibilidad de llevar su ayuda hasta el estadio.

La cúspide de estos sucesos la tuvimos el sábado pasado en un evento organizado por la Institución que amamos, nuestros Rayados:  la asistencia con aportación de 20 pesos a un entrenamiento de las Rayadas y Los Rayados.

Un reconocimiento desde aquí, a todas esas personas que emprendieron esas acciones que aquí les he contado y no dudo ni tantito que hubo muchísimas más.

Estos eventos de acopio para ayuda de los damnificados, han resultado todo un éxito pero no hay que bajar la guardia, si tienes oportunidad de aportar otra vez, hazlo, no te conformes, así no es el Regio de conformista, el Regio paga y hasta para donar, no nos medimos. Somos la punta del Tren, sigamos donando.

Ante todo lo platicado, quiero expresar mi orgullo de ser Mexicano y mi orgullo de pertenecer a esta GRAN institución que es Rayados.

Y ante los halagos del exterior me pregunto, ¿A poco hay otra manera de actuar?

¡Vamos Rayados!

Sigueme en Twitter @mauricionerid

Foto cortesía Rayados Oficial