Rayados de Monterrey : Carta a mi directiva

Por : Daniela Spa

Twitter : @DanielitaSPA

¿Cómo estás? Espero mejor que yo, que todavía no me repongo del 10 de diciembre, y tú no me lo has hecho más fácil.

El 10 de Diciembre del 2017, fue un día muy extraño, fue un día que de la felicidad máxima que puedo tener por vivir otra final, y la posibilidad de ganarlo en mi casa, contra mi máximo rival, pasé a estar triste, desilusionada.

Tenía incertidumbre de lo que fuera a pasar después, desde las peleas en el estadio, hasta de la carrilla del equipo ganador, nunca había estado en una situación así, que mi rival de toda la vida, hoy, por primera vez, estuviera muy por encima de mí; ya no solo su número de títulos, si no ganándome una final, y todavía peor, en mi casa. Teniendo que ver al equipo y los colores que más odio, festejando en mi casa, y que gracias a Dios, se retiró la premiación de subcampeón, si no, el sentimiento podría haber sido aún peor.

¿No estábamos juntitos papá? ¿No somos Rayados en la vida y en la cancha? Yo te vi en la cancha, estuve contigo, apoyándote siempre, pero en la vida ¿Dónde quedaste en la vida?

No te hiciste presente, no me apoyaste a mi cuando más necesite que lo hicieras. No esperaba que lloraras en un video, no sé si lloraste. Yo si lloré.

Pasaron las horas y seguí valiéndote madre, no dijiste NADA. Ya cuando sentiste la presión de medios, mandaste el comunicado más frío que pudiste haber mandado, porque lejos de sentir apoyo, honestamente me hiciste encabronar.

Pero claro, venía la final de la copa, y tenías que vender los boletos que faltaban, así que después de desaparecer en las horas más difíciles de la historia de tu equipo, decidiste volver. ¿Sabes qué? Me encabroné más.

SOY TU AFICIÓN, SI NO ME TIENES CARIÑO Y VES EL FUTBOL DESDE UNA PERSPECTIVA DE NEGOCIOS POR LO MENOS TENME RESPETO.

Y si hablamos de negocios, soy quien te llena el estadio, quien te compra jerseys. Soy quien te compra los abonos más caros del país, soy quien te llena los entrenamientos, soy por quien los patrocinadores te pagan lo que te pagan, soy quien hizo que invertir en un estadio nuevo fuera viable, porque yo lo lleno.

¿Y sabes que hiciste tú? Darme una patada en el cu**

RESPÉTAME, y no me quieras ver la cara.

Respeta mi dolor, trata de ser empático con él, trata de ser empático con mi frustración, con mi desesperación, con mi incertidumbre, con mi todo.

Seguiste moviendo campañas con contenido que en ese momento realmente consideré como estúpido. ¿Cómo vienes a pedirme apoyo, como carajos me pides que esté, cuando tú no estuviste?

¿Y sabes qué? A pesar de, sigo estando. A pesar de sentir que habías insultado mi inteligencia porque a veces mis colores me ciegan, y te creo, y me ilusiono, y vuelvo a confiar. Pero esta vez no va a estar tan fácil.

Te va a costar mucho, te va a costar más volver a recuperar mi confianza, y mi cariño, mi respeto, y también mi dinero. ¿Por qué tendría que apoyarte ahora yo a ti?

Te mando un abrazo grande, y espero pronto puedas entender, lo que todavía estoy sintiendo, que parece hasta ayer, no ser así. No te tardes, porque me puedo cansar, y no te va a gustar, que mis colores tengan memoria.